El Revolucionario

Portada > América > Brasil > Concluye el primer asalto entre Evo Morales y Lula

Reunión en el Palacio del Planalto

Concluye el primer asalto entre Evo Morales y Lula

Pugna por el precio del gas que Bolivia vende a Brasil

Sábado 17 de febrero de 2007, por ER. Río de Janeiro

El precio del gas que llega a Cuiabá se igualará al de Sao Paulo

JPG - 3.1 KB

Evo Morales viajó finalmente a Brasil para entrevistarse con Lula. Previamente había amagado con cancelar la visita si en ella no se trataba el asunto del precio del gas que Bolivia vende a Brasil. Desde Brasil, quería convertirse esa negociación en un asunto no político, a discutir solo con Petrogas. Esa exigencia para concretar la visita produjo malestar en Brasilia, donde una fuente del gabinete del canciller brasileño, Celso Amorim, sostuvo que "el gobierno de Brasil mantiene la invitación a Morales, pero no aceptará ningún condicionamiento de La Paz". "Trabajamos en la conclusión de acuerdos de cooperación como si Morales viniese; pero si hubiera condicionamientos, mejor que no venga; la paciencia tiene un límite", llegó a decir Celso Amorim. Desde el palacio de Itamaraty, sede del ministerio brasileño de asuntos exteriores, se calificó como "infantil" y "amateur" la amenaza del presidente boliviano de cancelar a último momento su visita. Solo unas horas antes del viaje, el vocero presidencial de Bolivia, Alex Contreras, confirmó el viaje.

Hasta ahora Brasil vendía a 1,09 dólares (0,90 euros) el millón de UTB (unidades térmicas británicas), que proveía a Cuiaba, en el centro oeste de Brasil, en el estado de Mato Grosso del Sur (limítrofe con Bolivia); concretamente a Pantanal Energía. Petrobras pagaba, por su parte, 4, 20 dólares (3,2 euros) por cada millón de UBT, en Sao Paulo y el sur brasileño. La UBT es la cantidad de calor requerido para elevar la temperatura de una libra (453,59237 gramos) de agua en un grado Fahrenheit. Es decir, 1,054 kJ.

A partir de 15 de abril el precio del gas a la termoeléctrica de Cuiabá se igualará al pagado en Sao Paulo y buena parte del resto del sur del país y que representa el 90% de los 30 millones de metros cúbicos que Bolivia (la segunda reserva de gas natural más importante de América del Sur después de Venezuela) suministra diariamente a Brasil. Aunque Brasil pretende poder prescindir en el futuro de esa dependencia energética, esto le llevará años.

Aunque Morales arrancó también a Lula la construcción en territorio boliviano de una represa hidroeléctrica (sobre el río Madera, próxima a la frontera común) y la promesa de reducir los aranceles sobre productos importados de Bolivia, queda para un segundo asalto el objetivo final respecto al precio del gas, que Brasil pague cinco dólares por cada millón de unidades térmicas por el gas que envía a Sao Paulo y al sur brasileño, el mismo precio que el presidente boliviano ya consiguió del Gobierno argentino.

Pero el director financiero de Petrobras, Almir Barbassa, ya ha descartado conceder ese pedido de Bolivia en abril, cuando se reúna la comisión binacional. "Nuestra posición es ésta: existe una fórmula (de ajuste) que rige el contrato (del precio del gas importado de Bolivia) y esa fórmula se debe mantener", dijo Barbassa. El contrato fue firmado en 1999 y vence en 2019. Barbassa dio también a conocer ayer un aumento récord de las ganancias de la principal empresa de Brasil en 2006 (algo más de 12.000 millones de dólares).


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando