El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Comienza en Timor el juicio por el intento de asesinato de Ramos (...)

Será probablemente una pantomima, a mayor gloria de Australia y de las Naciones Unidas

Comienza en Timor el juicio por el intento de asesinato de Ramos Horta

Las incógnitas, cada vez más oscuras

Lunes 13 de julio de 2009, por ER. Yakarta

Si en febrero de 2008 se produjo un atentado contra Ramos Horta y otro más oscuro contra el primer ministro, Xanana Gusmao, hoy comienza el juicio sobre el asalto, cuyas incógnitas se revelan aún más fuertes.

JPG - 50.9 KB
Obscena presencia del cadáver del mayor Alfredo Reinado
Si su cuerpo apareció en escena tras el fallido asalto, muchas cuestiones sobre el caso permanecen ocultas e invisibles respecto a la escena

Los acusados fueron trasladados en camiones hasta el tribunal, desde la prisión de la capital, Dili, rodeados de fuertes medidas de seguridad.

Esta primera vista, inicio de un proceso que se prolongará durante muchos meses, las fuerzas del contingente de Naciones Unidas presentes en la nación hispana, han formado un grueso dispositivo para evitar cualquier tipo de incidente o represalia, muy habitual en un país tan inestable.

Todos los imputados están acusados de planear y perpetrar los ataques del 11 de febrero de 2008 contra el presidente de Timor Oriental, José Ramos Horta, que resultó herido de gravedad, y el primer ministro Xanana Gusmao, quien escapó ileso.

Las incógnitas siguen presentes

Precisamente suscita incógnita el por qué Gusmao resultó ileso, pues el número de los casquillos encontrados era muy inferior al de los impactos recibidos, como denunció en su momento el legítimo ganador de las últimas elecciones, Mari Alkatiri. Que las tropas insurgentes pudieran desplazarse por Dili sin oposición, en vehículos blindados, sin que el contingente de Naciones Unidas siquiera intentara detenerles, hizo que Ramos Horta acusase a Australia de intentar asesinarle.

También la muerte de Reinado, que se produjo en el primer tiroteo por disparos realizados a bocajarro (es decir, por personas de su propio grupo de insurgentes), cuando el presidente Horta no se encontraba en su residencia, ha producido sorpresa en los medios de comunicación y los investigadores durante todo este tiempo. ¿Quién dio las órdenes de disparar contra Reinado? ¿Quién dirigía el ataque contra Horta? Su muerte hace que muchas de las incógnitas sean difíciles de aclarar, por no decir imposibles.

Lo que supuso el fin de los dos años de protestas de los militares expulsados por denunciar la corrupción en los mandos castrenses de Timor Oriental, está ahora en la Corte Suprema timorense. Sospechamos que no para ser resuelto.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando