El Revolucionario

Portada > Mundo > Indonesia > Fiesta sexual de Nochevieja en Malasia

«Es contraria a nuestra cultura y religión», afirman los gobernantes malayos

Fiesta sexual de Nochevieja en Malasia

Una celebración de Año Nuevo escandalosa para los piadosos ojos islámicos

Miércoles 31 de diciembre de 2008, por ER. Yakarta

La fiesta sexual de Nochevieja que pretende celebrarse en Malasia ha escandalizado al pacato país islámico.

JPG - 276.6 KB
Pareja liberal
Participará en una fiesta de Nochevieja que escandaliza a Malasia

Durante los últimos días los medios de comunicación periodísticos malayos han informado sobre una fiesta de carácter sexual, reservada a menores de 40 años, que se celebrará la noche del 31 de diciembre en una playa remota de Malasia.

Concretamente, se supone que la orgía tendrá lugar en alguna de las recónditas playas de Johor, el estado más meridional de la Malasia peninsular, separado de la ciudad de Singapur por un estrecho. Para asistir a ella y participar en las relaciones sexuales que mantendrán tan jóvenes sujetos, hay que pagar previamente la suma de 72 dólares.

«Una sex party es contraria a nuestra cultura y religión y, si se celebra, dañaría la reputación del país en todo el mundo», dijo la ministra de turismo, Azalina Othman. Se entiende semejante afirmación en un país regido por los rigoristas principios islámicos, como su vecino Indonesia.

«Hay otros eventos organizados para pasar la Nochevieja que son divertidos y apropiados a nuestra cultura», añadió la ministra, sin dejar de escandalizarse por semejante evento social.

Sin burka y con tanga

Los organizadores de la fiesta anunciaron que los invitados masculinos deberán acudir a la fiesta sin ropa interior, mientras que las mujeres sólo podrán llevar un tangaalgo permitido sólo a turistas extranjeras en Indonesia—, del que las bellas participantes deberán despojarse después de la medianoche, para recibir de esta guisa el Año Nuevo. La chilaba y el burka islámicos de rigor deberán dejarse en el ropero para una mejor ocasión.

Para intentar convencer de que desistan de su asistencia a los ciudadanos malayos, el jefe del departamento criminal de Johor, Amer Awal, advirtió que la bacanal podría ser un timo. Bien está que lo advierta, mientras que quienes participen en ella no sean detenidos por atentar contra el Islam.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando