El Revolucionario

Portada > España > Esperanza venezolana para el diario español PÚBLICO

Esperanza venezolana para el diario español PÚBLICO

Miércoles 8 de febrero de 2012

Público es un diario de Madrid propiedad de Roures, empresario que se dice trotskista y que se enriqueció durante el régimen del expresidente socialdemócrata Zapatero. En muy pocas semanas el aparato mediático zapaterista ha pasado de la abundancia a tener que cerrar y desprenderse de negocios. Además ha perdido la guerra empresarial que mantenía con el grupo Prisa, que publica el diario español El País, afín a otros sectores del PSOE.

El miércoles 8 de febrero de 2012 debiera ser el último día que se publicase el diario izquierdista Público, pues dicen que ya no tiene papel ni para otro día. El periódico adeuda decenas de millones de euros.

Pero todavía se espera un milagro de última hora: que Hugo Chávez decida por fin ayudar de nuevo a Roures con recursos dinerarios de la República Bolivariana de Venezuela. La dependencia de Venezuela es grande con este empresario español, quien a través de su empresa Mediapro viene aportando tecnología y especialistas que permiten retransmisiones de gran calidad en los desfiles cívicos y militares que el chavismo viene organizando en Caracas.

El patriótico desfile del Bicentenario, el 5 de julio de 2012, aunque procurasen ocultarlo, pues no se entendería fácilmente esa dependencia de España doscientos años después, fue realizado por técnicos españoles, no de Televisión Española, como se dijo, sino de Mediapro, empresa que también es contratada habitualmente por TVE desde la época de Zapatero.

En la retransmisión del reciente desfile militar del 4F el MINCI, Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información, contrató a precio bien elevado la colaboración de 39 técnicos españoles de Mediapro, empresa de Roures.

Pero una espinita se interpuso en este camino: el mismísimo corresponsal de Público en Venezuela, Daniel Lozano.

Daniel Lozano, conocido y prestigioso periodista (Madrid 1965) licenciado por la Complutense y formado en el periódico El País, publicó en Público la siguiente crónica sobre las celebraciones del vigésimo aniversario del 4F, considerada irreverente por el chavismo.

Público ya ha expulsado a Daniel Lozano como colaborador suyo, y acaba de borrar de internet los vestigios de aquel artículo, intentando que a última hora Miraflores premie el gesto de sumisión. Fue el propio embajador de Venezuela en Madrid quien impuso esta condición. Esta es la crónica que puede estropear el último negocio de Roures:

Chávez celebra a lo grande el golpe de estado del 4F con sus socios del ALBA

«La historia me absolverá y siempre nos dará la razón». Hugo Chávez, parafraseando la histórica cita de Fidel Castro, presidió ayer en Caracas el autofestejo, con desfile militar incluido, que conmemoraba los 20 años de su golpe de estado contra Carlos Andrés Pérez. Y lo hizo respaldado por sus socios del ALBA frente a un país dividido, que por una parte le acompañó en los fastos y que por otra le reprochó, en boca del alcalde Antonio Ledezma, «la apología del golpismo».

«Las armas son para defender al pueblo, no para servir ni a la oligarquía ni al imperialismo, armas libertadoras en manos de soldados libertadores», clamó el presidente venezolano. Los aviones rusos Sukhoi volvieron así a sobrevolar Caracas a toda velocidad, junto a tanques y helicópteros de las fuerzas bolivarianas. Según un diputado de la oposición, el gobierno gastó 4,6 millones de dólares.

Miles de seguidores chavistas y los presidentes Evo Morales, Raúl Castro, Daniel Ortega y Michel Martelly, que llegó a Caracas junto al actor Sean Penn, presenciaron el desfile de los Próceres. Todos ellos, más el ecuatoriano Rafael Correa, participan hoy en la cumbre del Alba.

La asonada contra el presidente socialdemócrata, que en su día criticó el propio Castro («momento amargo y crítico»), costó la vida de 20 militares, 7 policías y 5 civiles, incluida una niña de 9 años. «Persiste la impunidad en los casos de las personas asesinadas», denunció el activista proderechos humanos Marino Alvarado.

El tango se vuelve a equivocar: 20 años es mucho. En este tiempo Venezuela ha cambiado radicalmente por obra y gracia de la Revolución bolivariana. Un devenir muy distinto para los cuatro militares que comandaron el golpe de estado. Hugo Chávez se hizo famoso tras rendirse con su histórico «por ahora» y tras 13 años de poder es favorito para las elecciones de octubre.

Arias Cárdenas es la baza chavista para arrancar a la oposición la gobernación del estado petrolero del Zulia en su carrera política de ida y vuelta. En las presidenciales de 2000 encabezó a la oposición y perdió estrepitosamente contra Chávez, al que posteriormente acusó de «asesino» y «enfermo de poder» tras el golpe de estado de 2002. Tres años más tarde regresó a las filas revolucionarias.

Jesús Urdaneta se alejó muy pronto del grupo de Chávez. Hoy es candidato independiente a la gobernación de Guárico y sigue acusando al líder bolivariano de cobardía. «Yo asumo mis responsabilidades, me equivoqué», concluye.

El cuarto militar, Yoel Acosta Chirinos, agradece «a Dios» haber fracasado ese día, tras una carrera política saltando de la oposición al chavismo. Ahora afirma que «los motivos por los que me rebelé el 4-F están más vigentes que nunca».

Daniel Lozano


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando