El Revolucionario

Portada > China > China se convierte en la tercera nación en realizar un paseo (...)

Otro hito del Imperio del Centro

China se convierte en la tercera nación en realizar un paseo espacial

Junto con los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Soviética

Domingo 28 de septiembre de 2008, por ER. Yenán

De la nave espacial china Shenzhou VII (en chino, "nave divina") salió el astronauta chino a dar un paseo espacial durante quince minutos con la bandera del país en la mano. El próximo gran reto aeroespacial chino será llevar hombres a la luna la siguiente década, algo que sólo ha conseguido Estados Unidos y que también se plantea Rusia

Zhai Zhigang se ha convertido en el penúltimo héroe nacional chino tras completar con éxito el primer paseo espacial de un ciudadano de la República Popular China. El comandante del Ejército Popular de Liberación de China flotó por el espacio tras salir de la escotilla del módulo de navegación, en una experiencia que fue transmitida a toda China y a todo el mundo en directo por la cadena CCTV, televisión estatal del Imperio del Centro. De 41 años de edad, Zhai, piloto de guerra suplente de vuelos espaciales anteriores, se ha convertido en el primer chino en pasear por el espacio. Ante las cámaras mandó un saludo a todo el país: «Shenzhou VII, he abandonado el módulo, físicamente me siento muy bien», dijo sin disimular su alegría. El comandante se ha convertido en héroe nacional, y ha cumplido una de las grandes metas chinas, estando ya a la altura de los grandes colosos imperiales de los últimos cien años: los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (hoy desaparecida, pero con la Federación Rusa tomando su testigo, no en el socialismo, pero sí en lo que concierne a los parámetros imperiales).

Pero Zhai no fue el único en salir. Durante unos pocos minutos su compañero de misión Liu Boming salió fuera de la nave para entregar a Zhai una bandera de la República Popular, la cual el comandante ondeó ante la cámara, mientras Jing Haipeng, el tercer tripulante de la misión, controlaba la navegación del módulo espacial. La catarsis nacional china, al ver su bandera en el espacio, fue mayúscula. Sólo los estadounidenses habían visto su bandera, allá por 1969, en el espacio, cuando Armstrong y Aldrin la colocaron en la superficie lunar. El presidente Hu calificó el acontecimiento como avance esencial.

Para la siguiente década, lo más tarde para el 2020, China planea llevar una misión tripulada a la luna, en una competición directa para que un hombre vuelva a pisar el satélite de la Tierra con los estadounidenses (la NASA planea volver allí) y los rusos (también interesados en relanzar su industria aeroespacial, teniendo como una de sus prioridades llegar a la luna, misión que tras estrepitosos fracasos jamás llegó a acometer la extinta Unión Soviética). Incluso China podría fabricar más naves Shenzhou por encargo de otras naciones políticas, además de contribuir con sus naves a la consolidación de la estación espacial internacional, a lo que el Imperio Estadounidense se opone, ya que esto pondría en peligro los planes y programas de su ortograma imperial (teme que los chinos roben secretos técnicos y que los apliquen a su industria militar).

Tras este gran logro nacional, y tras unos exitosos juegos olímpicos y paralímpicos, el orgullo nacional de China, país que va camino de convertirse en este siglo en el nuevo imperio universal, experimenta un gran crecimiento. Como dato a tener en cuenta, a su vuelta a la Tierra, la nave Shenzhou VII aterrizó en Mongolia.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando