El Revolucionario

Portada > Mundo > Pacífico > Corea del Norte continuará en el Eje del Mal

La actual dialéctica de Estados impide al Imperio mostrarse debil ante sus enemigos

Corea del Norte continuará en el Eje del Mal

La República Popular Democrática de Corea se niega a hacer el panoli ante el Imperio Norteamericano.

Martes 26 de agosto de 2008, por ER. Nueva York

El Imperio Norteamericano no ha cumplido ninguna de sus promesas al tiempo que pide que la democracia popular coreana desmantele lo único que la hace poderosa: su fuerza nuclear

JPG - 22 KB
Surcoreano manifestándose contra el contubernio Ruso-Chino-Norcoreano
Dialéctica de Estados

Tras una moderada rueda de prensa, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de la RDP de Corea —Corea del Norte— se preguntó si los Estados Unidos habían tomado a los norcoreanos por retrasados mentales.

Y es que hablando no siempre se entiende la gente, y menos cuando la dialéctica de Estados ha dejado en aguas de borrajas los casi dos meses de diálogo y presunto entendimiento entre Pyongyang y Washington. El país comunista ha anunciado hoy la interrupción inmediata del proceso de desnuclearización como protesta ante la negativa de los Estados Unidos a retirarlo de la lista de países que constituyen el llamado Eje del Mal.

No sólo han cesado los trabajos de desmantelamiento sino que si continúa la cosa tal como hasta ahora, el gobierno norcoreano podría poner en marcha el reactor de Yongbyon fuera de funcionamiento desde el año pasado.

Según los representantes de la República Democrática Popular de Corea, los Estados Unidos llevan incumpliendo sistemáticamente lo pactado: ni ayuda energética, ni garantías diplomáticas de seguridad ni desbloqueo económico. El bloqueo norteamericano impide al país la entrada de empresarios norteamericanos a hacer negocios —cosa a la que estan dispuestos tantos los comunistas como los empresarios norteamericanos con los que Pyongyang ha mantenido contacto— así como bloquea los préstamos de los organismos internacionales.

Dialéctica de Estados

Pero la dialéctica de Estados impide al Imperio Norteamericano aminorar su presión sobre la desnutrida República Democrática Popular pues supondría mostrar su debilidad ante sus dos grandes adversarios realmente existentes: por un lado Rusia, dado que no puede anexionarse Osetia y Abjacia intenta declararlas independientes para incluirla en su órbita; al tiempo que la República Popular de China —encargada de controlar y certificar el desmantelamiento nuclear en Corea del Norte— se ha mostrado en todo su esplendor en los recientes Juegos Olimpicos.

Estados Unidos no puede mostrarse flexible con Corea del Norte no por Corea del Norte sino por los aliados internacionales de Corea del Norte. Ceder ante los comunistas de Pyongyang es ceder ante los dos únicos estados que pueden hacerle frente, por ahora, al Imperio realmente existente.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando