El Revolucionario

Portada > China > El primer ministro japonés busca la «reconciliación» con China

Tras la política «agresiva» de Koizumi

El primer ministro japonés busca la «reconciliación» con China

«Impulsaremos la construcción de una relación estratégica con China y Corea del sur» anuncia Shinzo Abe

Miércoles 3 de enero de 2007, por ER. Shangai

Estas palabras suponen, de alguna manera, una profundización en la corrección respecto al rumbo seguido por su antecesor en el cargo quien lograra comprometer gravemente los lazos del Japón con sus vecinos mediante el expediente de efectuar repetidas visitas al santuario Yasukuni, erigido en Tokio a fin de honrar la memoria de algunos de los peores «criminales de guerra» nipones de la segunda guerra mundial

En su discurso de año nuevo, el recientemente elegido primer ministro japonés Shinzo Abe afirmó que su país buscaría durante los próximos meses re-establecer los muy deteriorados lazos diplomáticos con la República Popular China así como efectuar movimientos hacia una nueva relación estratégica basada en la mutua confianza.

«He acordado con China reforzar los lazos, ya cordiales, impulsándolos hacia una relación estratégica mutuamente beneficiosa» afirmó Abe en su alocución del primero de enero de 2007 en la que apostilló además que: «Planeamos la construcción de lazos para el futuro basados en la confianza tanto con China como con Corea del Sur.»

Hay que recordar que las relaciones diplomáticas entre las dos potencias asiáticas resultaron seriamente comprometidas- al límite de su práctica desaparición- merced, entre otras cosas, a las repetidas visitas por parte del antecesor de Abe, Junichiro Koizumi (curiosamente miembro del mismo partido político en el que milita el actual mandatario) al santuario taoísta Yasukuni donde se honra la memoria de catorce militares nipones responsables de algunas de las más sangrientas carnicerías llevadas a cabo por el «eje» Berlín-Roma-Tokio en el Asia oriental y suboriental –empezando por Nanking y siguiendo por Corea, Filipinas, &c.– durante la segunda guerra mundial. Sin embargo, desde su victoria electoral, el nuevo mandatario Shinzo Abe ha venido situando la reparación de los lazos diplomáticos con el «Imperio del Centro» entre sus principales objetivos políticos, llegando incluso a visitar Pekín menos de dos semanas después de su toma de posesión; visita que representó la primera por parte de un primer ministro japonés en cinco años. En esta nueva dirección de las relaciones diplomáticas chino-niponas, cabe entender las palabras de Abe en su arenga de año nuevo en la que, sin embargo, tampoco dejó de enfatizar la proyectada reforma de la constitución japonesa de post-guerra y en particular de sus cláusulas más «pacifistas», permitiendo de este modo al ejército del «Imperio del Sol Naciente» intervenir en «operaciones humanitarias» diversas, «guerras preventivas», &c., como es natural, siempre de la mano de sus sólidos aliados norteamericanos.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando