El Revolucionario

Portada > China > China reforzará su potencia naval

Afianza China su prominencia imperialista frente a terceros

China reforzará su potencia naval

«Deberíamos esforzarnos por construir una marina poderosa adaptada a nuestras necesidades para este nuevo siglo» sostiene Hu ante oficiales del Ejército Popular de Liberación

Sábado 30 de diciembre de 2006, por ER. Shangai

Ante cuadros del Partido Comunista y de la Armada el camarada Hu Jintao, presidente de la República Popular China, comandante en jefe del Ejército Popular de Liberación y máximo representante de la sexta generación de la izquierda definida ha subrayado la necesidad de que China incremente su potencia bélica naval a fin de encarar el nuevo siglo asegurando su prominencia imperial en ciernes

JPG - 7.9 KB
Hu Jintao
máximo representante de la sexta generación de la izquierda definida

A su regreso de la XIV Reunión de Líderes de Economía del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) celebrada en Hanoi (República Democrática de Vietnam), en la que pudo ir ampliando su «centrípeta influencia» sobre otras sociedades políticas como puedan serlo Vietnam, la India, Laos, &c., merced a diversos acuerdos económicos, &c., el actual timonel de la República Popular China, Presidente Hu Jintao, ha considerado conveniente dejar bien clara la necesidad de que China, en su condición de «potencia emergente», incremente y fortifique su potencia militar naval a fin de mejor así asegurar su creciente prominencia imperial frente a terceras sociedades políticas. En efecto, en el marco de una reunión de altos oficiales de la Armada de la República Popular China y de cuadros dirigentes del Partido Comunista celebrada el jueves 28 de diciembre, Hu, en su doble condición de comandante en jefe del EPL (Ejército Popular de Liberación) y secretario general del politburó del Partido ha llamado a la construcción de una «poderosa marina preparada ’en cualquier momento’ para la lucha militar»: «Deberíamos realizar sólidas preparaciones para las luchas militares, y asegurarnos de que nuestras fuerzas armadas sean efectivamente capaces de llevar a término misiones en cualquier momento» sostuvo Hu dando muestras de lo presente que tiene la cabeza visible de la sexta generación de la izquierda definida la sabiduría política que es básica para cualquier Imperio: si vis pacem, para bellum.

Vestido con su uniforme militar, como corresponde al máximo oficial de las fuerzas armadas de la República Popular China, el Presidente Hu Jintao apostilló por lo demás que la Sociedad Política más poblada de la tierra, como «potencia marítima», debería esforzarse por «construir una marina poderosa adaptada a las necesidades de la misión de nuestro ejército en este nuevo siglo y en este nuevo período» demostrando de este modo, también el alcance secular de los planes y programas característicos de todo Imperio que se precie.

Noticia sin duda que no dejará indiferentes tampoco a los planificadores del otro gran Imperio Universal de nuestro presente, el Imperio que habla inglés. De hecho, los Estados Unidos de América del Norte, por labios de algunos de los más prominentes de sus representantes en el departamento de Estado o en el de defensa han venido denunciando la política de fortificación de las Fuerzas Armadas e incremento del gasto militar seguido por China a lo largo de los últimos años. Todavía más alarmante, suponemos, resultarán estas declaraciones del Presidente Hu Jintao al «presidente» de Taiwán, Chen Shui Bian, por cuanto precisamente el gobierno de China Continental ha avisado en repetidas ocasiones a las «autoridades» de Formosa de su disposición a abandonar la tolerancia caso de que los secesionistas de esta provincia china, cuya prosperidad «artificial» resulta de las continuas subvenciones recibidas por parte del Departamento del Tesoro de los EUA, decidan llevar demasiado lejos sus proyectos independentistas, demostrando de este modo, «por todos los medios necesarios», la pertenencia de Taiwán a la República Popular. ¿Será Formosa –en el caso de que los secesionistas de Taipei lleven sus delirios al límite de la ruptura de China– el primer objetivo de la renovada y re-adaptada fuerza naval de la República Popular?

En todo caso, lo que parece obvio es que con propuestas como estas, asienta la República Popular China su voluntad de afianzar e incrementar en lo posible, para el presente siglo, su prominencia imperialista frente a terceros.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando