El Revolucionario

Portada > Mundo > Norte de África > Egipto encarcela a una mujer por la conversión de su padre

Cuarenta años después

Egipto encarcela a una mujer por la conversión de su padre

El Islam no tolera ninguna apostasía

Sábado 15 de diciembre de 2007, por ER. Argel

Una mujer egipcia ha sido encarcelada por la conversión de su padre al Islam hace cuarenta años, pese a que en su documentación oficial se especifica que ella es cristiana.

Shadia Nagui Ibrahim, nacida en 1960, fue sentenciada a 3 años de cárcel hace unos días. ¿El delito? No profesar la religión de su padre, pues la documentación de su matrimonio indica que ella es cristiana. Según las leyes egipcias la religión oficial de una persona se determina por la religión de su padre. En su condición de mujer, Shadia es un ciudadano de segunda en el Islam y sólo puede estar sometida a un varón, ya sea su padre o su marido. Siendo su marido un cafre, es la autoridad paterna la que prevalece.

El padre de Shadia se convirtió al Islam en 1962, cuando ella tenía sólo 2 años. Tres años más tarde su se reconcilió con su madre y volvió al cristianismo. Por este caso anecdótico, ahora Shadia es condenada a prisión.

En Egipto es muy difícil cambiar la documentación que señala la fe musulmana de una persona. Por contra, es muy fácil el cambio en otro sentido. Incluso el gestor de los documentos de Shadia fue acusado en 1996 de falsificar su documentación, basándose en la conversión paterna de 1962.

De acuerdo a las leyes islámicas egipcias, es ilegal que una mujer musulmana se case con un hombre cristiano. Shadia no sabía nada de la breve conversión de su padre al Islam, pero aun así fue acusada de falsedad documental por manifestar que era cristiana en los trámites de su matrimonio, en 1982. En el año 2000 fue sentenciada a tres años de prisión. Tras siete años de apelaciones, tendrá que cumplir la medieval sentencia de cárcel.

Medievalismo egipcio

Recientemente, un musulmán egipcio se convirtió al cristianismo y demandó al Gobierno egipcio por negarse a cambiar su religión en su documentación oficial. A causa de la denuncia, se vio obligado a huir, perseguido por extremistas musulmanes, a los que parece que la persecución del gobierno no ha debilitado lo suficiente y con quienes parece mostrarse comprensivo.

JPG - 18.2 KB
Mezquita
Un símbolo de opresión medieval

En Egipto no existe ninguna ley que prohiba convertirse a otra fe que no sea el Islam, pero la realidad es que los musulmanes coaccionan incluso físicamente a quien profesa otra religión, solicitando la pena capital contra los cafres.

Egipto tiene una población de 80 millones de habitantes. Sólo 8 de ellos son cristianos, pese a constituir la mayor comunidad cristiana de la zona.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando