El Revolucionario

Portada > América > Venezuela > El terrorismo mahometano comienza sus actuaciones en Venezuela

El Comandante Teodoro puede ser más que una anécdota

El terrorismo mahometano comienza sus actuaciones en Venezuela

El pasado 23 de octubre de 2006 se produjo la primera acción terrorista islámica en Venezuela, de la mano de algunos de los que se aprovechan de los guajiros wayúu

Lunes 25 de diciembre de 2006, por ER. Caracas

Los indígenas wayúu deben dejar de ser utilizados como disculpa de misioneros, religiosos, oportunistas y ONGs: algo que sólo lograrán cuando de hecho dejen de ser indígenas y sean elevados a la condición de ciudadanos venezolanos de pleno derecho, una vez que dejen de ser discriminados por sus costumbres y por su lengua

La policía de Caracas detuvo el día 23 de octubre de 2006 a José Miguel Rojas Espinoza, estudiante de la Universidad Bolivariana, de 24 años de edad, cuando acababa de colocar dos artefactos explosivos de poca intensidad en las proximidades de las embajadas en Venezuela de los Estados Unidos de Norteamérica y de Israel. El detenido portaba en el momento de su detención una mochila con pólvora negra, destornilladores, un conector eléctrico, folletos de Hezbollah Venezuela y otros impresos religiosos islámicos.

Sin ninguna duda puede calificarse como terrorista este atentado de hace dos meses, que algunos consideran frustrado atendiendo a que no produjo daños materiales, pues los artefactos fueron explosionados de forma controlada por la policía. Pero no es frustrada una acción que ha sido bien efectiva en el terreno de la propaganda, y que ha logrado llamar la atención de la opinión pública. Y que sobre todo ha probado, a quienes financian y promueven la guerra santa islámica contra los cafres de todo el mundo, la existencia en Venezuela de un activismo que no por incipiente deja de ser, para ellos, prometedor.

JPG - 36.5 KB
18 agosto 2006
un blog mantenido por Google anuncia atentados

No se trató de la acción de un anónimo loco aficionado aislado: el atentado había sido anunciado, al menos cinco días antes, en un blog creado al efecto en un portal que mantiene Google: colocaciondeexplocivo.blogspot.com [adviértase que explosivo va escrito en su variante fonética explocivo]. Este blog de «aviso» sigue activo a la fecha (aunque con una nota exculpatoria en inglés de Google que dice: «Advertencia sobre el contenido. Algunos lectores de este blog han advertido a Google pues creen que este blog es peligroso. Google no revisa ni se hace responsable del contenido de ningún blog…»), se titula «Hezbollah Latino América» y al lado de la foto de unos cartuchos de supuesto explosivo conectados mediante cables a un reloj, el texto que transcribimos literalmente:

«Bismilahi Rahmani Rahim (En el Nombre de Allah, El Compasivo, El Misericordioso). Propuesta Política-Militar Integrista, fundamentalista Islámica Latinoamericana. As salamu aleikum. Noti Hezboallah. Hezbollah Latino América analiza colocar explosivo contra una organización aliada de U.S.A en América Latina. el motivo seria el lanzamiento de Hezbollah Latno América como un movimiento internacional, el difundir el rechazo a los ataques de Israel contra hezbollah Líbano, manifestar nuetra solidaridad y respaldo a Hezbollah en su lucha contra el sionismo y el imperialismo norte americano. El aparato explosivo será de bajo poder y no causara daños humanos ni a la propiedad sino que solo difundirá panfletos con consignas de hezbolla Latino América contra la ocupación y contra el imperialismo de U.S.A, de esta forma Hezbollah se presentara ante la opinión publica nacional e internacional ya como un movimiento revolucionario islámico, que trabaja para establecerse en todos los pises de América Latina y desde estos países abrir un nuevo espacio de la resistencia islámica internacional. Wa aleikum salam. Hezbollah Latino America.
Web site http://groups.msn.com/AutonomiaIslamicaWayuu »

JPG - 20.5 KB
Guajira Hezbollah
¡Pobres guajiros, que no se asimilaron del todo a los católicos y ahora quieren coranizarlos!

La acción terrorista no sólo fue anunciada, sino que fue convenientemente firmada por la autodenominada Hezbollah Latino América, que se presenta como vinculada a una Autonomía Islámica Wayúu, y que utiliza como logotipo la fotografía de unos guajiros junto al conocido símbolo del verde fusil de Hezbollah.

En segundo lugar, esta acción terrorista no se presentó como algo aislado y puntual, sino como formando parte de un proceso más amplio, al margen de que la acción desbaratada representase la primera actuación de este tipo en Venezuela. Dos días después Hezbollah Venezuela asumió la autoría y anunció nuevos atentados, a través de un sitio activado en los foros gratuitos de Microsoft, denominado grupo Justicia Divina Venezuela, donde Guajira Hezbollah y Hezbollah Venezuela expone sus dos principales líneas de actuación: «línea internacional anti sionista, anti imperialista, que propone la teocracia islámica mundial» y «línea nacional contra el vicio, inmoralidad, criminalidad y corrupción, que propone la nación teocrática islámica».

En tercer lugar, no cabe duda que la presentación en sociedad de Hezbollah Latino América causó sorpresa y gran repercusión mediática, como cualquiera puede comprobar de forma sencilla a través de los buscadores de contenidos disponibles en internet.

En cuarto lugar, la complicidad objetiva de los destinatarios de la acción terrorista con los propios terroristas, no deberemos buscarla tanto en las complicidades islamíticas por vía de los discursos promusulmanes antinorteamericanos vigentes en el oficialismo venezolano, que los hay, cuanto en el pánico progresista ante un indigenismo que mantiene desarmados a tantos que andan perdidos por los vericuetos del mito de la cultura, del relativismo y del respeto indefinido, incapaces de afrontar problemas propios de las Naciones políticas, en este caso relacionados con la llamada etnia wayúu.

JPG - 4.1 KB
Teodoro Darnott
sirviendo en la legión, antes de ser líder wayúu y de hacerse mahometano

La cabeza visible de todas estas actuaciones es un ciudadano venezolano llamado Teodoro Rafael Darnott, del que existe una fotografía desfilando con uniforme que parece de la legión extranjera española, bien conocido en los entornos políticos del Movimiento Quinta República desde que en 1999 se convirtió en adalid de la ocupación de 21 hectáreas de terreno en El Níspero, parroquia Antonio Borjas Romero del municipio Maracaibo, en el estado Zulia, como coordinador general de un Proyecto de Autogestión y Alternativa de Etnia Wayú, que también recibió el nombre de Pequeño País y de Comunidad Indígena Revolucionaria Jehová Nisi. Pretendía organizar allí una comunidad autogestionaria con 276 familias wayúu, pero con una autogestión peculiar, pues reclamaba para poder organizarse la ayuda del Estado venezolano, que debía subvencionar allí microgranjas desde donde ejecutar proyectos tan etéreos como «1) la agricultura hidroponía, es decir, que en un espacio de un metro se pueden cultivar hasta quince kilos de tomate cada 45 días; a través de este modelo también se reciclan las aguas, 2) El turismo cultural: por ser un grupo étnico mostrarán, a través de los diseños de las casas, el vestido autóctono y la música, como atractivo para los turistas (…)».

Incluso Teodoro Darnott alcanzó entonces cierto reconocimiento político: el 30 de junio de 1999, sobre papel timbrado del Círculo Zamora / MVR, «Año de la constituyente zamorana. Patria, Igualdad, Justicia y Desarrollo», en representación de la Dirección Nacional de Movimiento Quinta República MVR, Tendencia Zamorana (Círculo Zamora), firman el Dr. Luis Napoleón Boutto, Virginia Duque y Edgar Quintero un certificado en el que se hace constar que «el ciudadano Teodoro Rafael Darnott, venezolano, mayor de edad, domiciliado en Maracaibo, Estado Zulia, portador de la Célula de Identidad nº 5.558.381, está debidamente autorizado para asumir, organizar y representar nuestra Tendencia en la citada entidad Federal. En consecuencia, téngasele como autoridad política, bajo la observación y evaluación de las autoridades nacionales. Caracas, a los treinta días del mes de junio de mil novecientos noventa y nueve.»

JPG - 8.7 KB
Teodoro Darnott
en uniforme de fundador de Hezbollah América Latina con la Coca Cola al fondo

Pero el exhibicionista Teodoro Darnott (en internet muestra fotos y documentos en abundancia), cinco años después, comenzó a hacerse llamar «Comandante Teodoro», y tras su aparente conversión en seguidor de Mahoma, se presenta ahora como «Sheidy Teodoro Rafael Darnott Líder y fundador de Hezbollah América Latina». Teodoro Darnott se ha convertido en unos años de un frustrado, torpe y despistado reformador utópico, en un resentido converso iluminado por la guerra santa mahometana, y potencial ejemplo estimulante para otros fanáticos que no dudarán en seguir su ejemplo, tras ser detenido en el barrio Torito Fernández, de Maracaibo, el 17 de noviembre, como autor intelectual del atentado, y puesto a disposición del Tribunal 6º de control, con competencia en antiterrorismo, acusado del delito de terrorismo. Una detención buscada insistentemente por Darnott, convertido por fin en víctima reprimida por el sistema. Sin ir más lejos, el anarquista Rafael Uzcategui, miembro de la redacción de El Libertario y coordinador de medios de la ong PROVEA, Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos, desde su irresponsable simplismo antiimperialista y comentando un supuesto aumento de «la represión a las protestas populares» por parte del «Estado venezolano», se ha atrevido a escribir el siguiente comentario, entre comprensivo y lastimoso, sobre el estreno venezolano de Hezbollah: «La acción era parte de una Yihad convocada contra Estados Unidos por su beligerancia frente a Irán e Irak. Ningún graffiti los recuerda, no hay volantes que los reivindiquen o pidan su liberación. En el país campeón de la repulsa a Estados Unidos, los antiimperialistas presos no tienen quien les escriba» (indymedia).

Los guajiros wayúu representan el vestigio indígena más numeroso de Venezuela y de Colombia, asentados en la Península de la Guajira (unos 15.300 km2), que se adentra en el mar Caribe, territorio que pertenece hoy a Colombia (departamento La Guajira, unos 12.000 km2) y a Venezuela (unos 3.380 km2, dentro del Estado de Zulia). Según los misioneros cristianos norteamericanos del Instituto Lingüístico de Verano el censo de los guajiros wayúu en 1995 sería de unos 135.000 en Colombia y unos 170.000 en Venezuela (con una tasa de alfabetismo del wayúu como primera lengua inferior al uno por ciento, y como segunda lengua de hasta el quince por ciento, alfabetizados en español). La reivindicación del guajiro o wayúu como lengua, con todo lo que eso significa, es relativamente reciente: el Nuevo Testamento fue traducido al wayúu en 2002, de 2005 es un Diccionario básico wayuunaiki-español, español-wayuunaiki.

Pero en ese territorio no nos encontramos sólo ante la clásica dialéctica étnica indios hispanos, o indios hispanos y africanos, sino que desde hace más de un siglo está también presente el elemento árabe, conocidos en Colombia como «turcos». En efecto, a finales del siglo XIX llegaron a la zona colombiana los primeros inmigrantes árabes, sobre todo cristianos maronitas, procedentes del entonces Imperio otomano (de Líbano, de Siria, de Palestina, de Jordania). Hacia 1930 los árabes colombianos forman un grupo numeroso en la ciudad de Maicao. Pero, sobre todo, hacia 1970 se produce una nueva oleada de inmigrantes árabes, esta vez musulmanes sunitas, que huyen del Oriente Medio, y se suman a los árabes juagiros colombianos. Mientras que los «turcos» maronitas se fueron integrando bastante bien con los católicos, los musulmanes llegados a partir de los años setenta conservan lengua, costumbres, vestimenta y religión islamítica: en Maicao está la mezquita más grande de la América hispana. No es de extrañar por tanto que en páginas de internet islámicas como webislam.com, que se realiza desde España, se atienda de vez en cuando a lo que le sucede a «la comunidad indígena Wayúu».

Además, por ejemplo, desde 1993 los armonistas Bahá’í actúan también entre los wayúu, en la Guajira de Colombia y Venezuela, a través de la Fundación Jayuir (desde Riohacha, La Guajira, Colombia), «educando» a niños wayúu inspirados por Bahá’u’lláh (1817-1892), aquel mahometano persa precursor del pensamiento Alicia cuya religión tiene hoy, porque hay gente para todo, unos cinco millones de adeptos en el mundo.

Se hace evidente que Hezbollah Latino América es incompatible con cualquier ideal bolivariano. Los indígenas wayúu deben dejar de ser utilizados como disculpa de misioneros, religiosos, oportunistas y ONGs: algo que sólo lograrán cuando de hecho dejen de ser indígenas wayúu y sean elevados a la condición de ciudadanos venezolanos de pleno derecho, sin más, una vez que dejen de ser discriminados por sus costumbres pretéritas y por su lengua. La revolución venezolana debe relegar cuanto antes a los wayúu a mero recuerdo de etnólogos y antropólogos, al pretérito propio de la historia anterior a la revolución, y lograr su plena y efectiva integración de pleno derecho como ciudadanos de una Venezuela bolivariana, donde no tengan sentido características propias del antiguo régimen.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando