El Revolucionario

Portada > Mundo > Pacífico > El gobierno filipino declara el alto el fuego para navidad y fin de (...)

En su lucha contra los rebeldes comunistas maoístas

El gobierno filipino declara el alto el fuego para navidad y fin de año

El Nuevo Ejército del Pueblo es la rama armada del Partido Comunista de Filipinas, de inspiración maoísta

Domingo 24 de diciembre de 2006, por ER. Manila


La decisión aprobada por la Presidente Gloria Macapagal Arroyo sólo afecta, a diferencia de otros años, a los días 24 y 25 de diciembre y al 31 de diciembre y 1 de enero. Esta decisión se toma después de que el pasado domingo 17 de diciembre cuatro policías y un paisano murieran en una emboscada del NEP en la localidad de Placer (Masbate, a unos 400 km al sureste de Manila).

Desde que el Nuevo Ejército del Pueblo, rama armada del Partido Comunista de Filipinas (CPP, en inglés), y el propio PCF fueran incluidos en agosto de 2002 por el Departamento de Estado de EEUU en la lista de «organizaciones terroristas extranjeras», la Presidente Arroyo se propuso acabar con este movimiento clandestino en 24 meses, incrementando la actividad del ejército filipino frente a los rebeldes comunistas que actúan en todo el país.

El Partido Comunista de Filipinas, reconstituido sobre bases maoístas durante la guerra de Vietnam, se ha presentado como un partido cuyos planes son los de acabar con el imperialismo norteamericano en las islas. Formando parte de un frente antiimperialista global internacionalista, el NEP ha actuado en medios rurales a nivel nacional buscando sobre todo el apoyo del campesinado para oponerse a los sucesivos gobiernos filipinos (Marcos, Aquino, Estrada...) por considerarlos invariablemente gobiernos-títere en manos de la Administración americana. Así es igualmente considerado el gobierno de Macapagal Arroyo.

En principio, atendiendo a sus fines, planes y programas, el PCF está alineado en la sexta generación de la izquierda, al ser reconstituido en 1968 sobre la estela de la Revolución Cultural de Mao. Nada tiene que ver por tanto con Abu Sayyaf ni con el Frente Moro de Liberación, grupos islamistas secesionistas reaccionarios que actúan instalados en el sur del país.

Sin embargo la administración Norteamericana, haciendo un uso confusivo del concepto de «terrorismo», en el que «todos los gatos son pardos», metió en el mismo saco a todas estas agrupaciones proyectando sobre ellas una colaboración mutua que en principio no existe.

En efecto, a la semana de regresar de Asia suroriental en julio de 2002, tras los atentados del 11S, Colin Powell puso al PCF en la lista de organizaciones «terroristas», lo cual implica que se penalizará a los que «brinden recursos o apoyo material» al PCF o el NEP, las instituciones financieras estadounidenses congelarán sus bienes y se prohibirá el ingreso al país a representantes o militantes de esos grupos. Un funcionario del gobierno filipino dijo que eso «quiere decir que el gobierno estadounidense le echará la soga al cuello al PCF y el NEP». Asimismo, Washington propició una serie de ataques a revolucionarios filipinos en Europa: pidió que Holanda congelara los bienes del PCF y los exiliados asociados con el movimiento revolucionario de Filipinas, entre ellos a José María Sisón, presidente fundador del PCF en 1968 y refugiado precisamente en Holanda; Holanda, a su vez, instó a la Unión Europea a hacer lo mismo.

Así la «lucha antiterrorista» de EEUU en Filipinas, base importante de actuación del yihadismo (Abu Sayyaf tiene vínculos con Al-Qaeda), se va poco a poco escorando hacia una lucha anticomunista. Un comunismo terrorista, sí, pero cuyos fines difieren ampliamente de los fines yihadistas. Prueba de ello es que, normalmente, el NEP respeta los alto el fuego declarados en Navidad por el gobierno filipino sabiendo que el catolicismo (80% de la población) es constitutivo a la nación filipina.

Y es que, desde luego, no todos los terrorismo son iguales. En cualquier caso, el conflicto comunista en Filipinas se cobra vidas humanas casi a diario y tan sólo el año pasado se contabilizaron 1.255 enfrentamientos armados, según datos oficiales.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando