El Revolucionario

Portada > China > Wen Jiabao arriba al Japón en su «viaje de deshielo»

En la primera visita de este tipo por parte de un premier chino en siete años

Wen Jiabao arriba al Japón en su «viaje de deshielo»

El viaje tiene lugar tras la histórica visita de Shinzo Abe a la República Popular a finales de 2006.

Lunes 16 de abril de 2007, por ER. Shangai

Siete años después de que el primer ministro Zhu Rongji visitara Tokio en octubre del año 2000, y varios meses después de la toma de posesión del mandatario japonés Shinzo Abe, Wen Jiabao viaja al archipiélago nipón en lo que parece constituir una visita de «deshielo»

Y es que ciertamente las relaciones diplomáticas chino-japonesas habrían venido atravesando en período claramente tormentoso durante los últimos años en razón no sólo de la frecuente participación por parte ex primer ministro Y. Koizumi en ceremonias fúnebres realizadas en el famoso santuario Yasukuni donde reposan los restos de varios «criminales de guerra» japoneses caídos en la Segunda Guerra Mundial, sino también por los diversos episodios de «negacionismo» por parte de las autoridades japonesas en relación a los desmanes cometidos por el ejército imperial en su expansión depredadora por el este de Asia y la región del Pacífico Oriental. Tales posturas, adoptadas por el gobernante Partido Democrático Liberal ( que justamente esta semana veía fortalecida sus posiciones en las elecciones municipales en las que los candidatos de dicha fuerza política han podido obtener la victoria en las ciudades más importantes, comenzando con el poderoso municipio de Tokio), habrían contribuido sin duda, en gran medida, a enfangar los lazos entre ambas potencias asiáticas, así como ha comprometer incluso la «armonía diplomática» con Corea del Sur, Filipinas, también Tailandia, &c, &c.

Y sin embargo, a pesar de tales fricciones corticales que en todo caso no han dejado de resonar incluso en los últimos meses ( en torno por caso, al espinoso asunto de las «mujeres del consuelo» y el desmentido oficial nipón de que estas hubieran sido «coaccionadas» ), los intercambios económicos sino-japoneses han venido alcanzando, precisamente en este mismo período, unas proporciones (150.000 millones de euros) que habrían llevado a la República Popular China a desplazar en 2004 a los Estados Unidos en su calidad de principal socio comercial de la «segunda economía del mundo»; un dato que- añadido a la imparable pujanza propia del Imperio del Centro- sin duda pesaría lo suyo en el «cambio de rumbo» que el nuevo premier japonés ha tratado de imprimir a las relaciones de esta nación con sus vecinos, prácticamente desde su toma de posesión. Muy significativo resulta en este sentido que el primer viaje oficial emprendido por Shinzo Abe tuviese como destino precisamente la ciudad de Pekín, donde el político japonés tuvo ocasión de entrevistarse incluso con el Camarada Hu Jintao en vistas al necesario limado de las asperezas diplomáticas.

Pues muy bien, el pasado miércoles 11 de abril, una importantísima delegación china ( formada nada menos que por cuatro ministros y un jefe de gabinete) encabezada por el primer ministro Wen Jiabao iniciaba su propio periplo por el país (que no imperio, desde 1945 y por mucho que les pese) del Sol Naciente. Un viaje en efecto de buena voluntad en la que es de suponer que estos servidores públicos del gigante asiático pongan todo de su parte para profundizar el «deshielo» en lo tocante a los lazos, casi siempre algo tirantes , que unen a la República Popular con sus vecinos: unos vecinos por cierto que representan en el presente, no hay que olvidar esta circunstancia, los principales aliados de los Estados Unidos en el Asia oriental. Han sido las declaraciones del propio Shinzo Abe, en la recepción a su distinguido invitado, las que nos proporcionan el verdadero tono de la visita: « Este diálogo será un gran paso hacia la construcción de unas relaciones mutuas beneficiosas.».

Se espera que durante el viaje- en el que el premier Wen tiene previso hablar ante el parlamento así como entrevistarse nada menos que con Ahikito, no sabemos si en su condición de Emperador sentado en el Trono o en su calidad de Numen Shinto adorado en el Altar- trate con diversos dignatarios del Japón asuntos tan candentes como pueda serlo la desnuclearización de la península coreana o el sistema antimisiles nipón que tanta preocupación ha despertado entre los chinos.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando