El Revolucionario

Portada > China > Japón comienza a desplegar su propio «escudo antimisiles».

A pocos días de la visita de Wen Jiabao

Japón comienza a desplegar su propio «escudo antimisiles».

30 lanzaderas de misiles patriot serán desplegadas a lo largo del país.

Jueves 5 de abril de 2007, por ER. Shangai

A pocos días de que el primer ministro chino Wen Jiabao arribe, el 11 de Abril, a Tokio para su primaveral visita de buena voluntad y de «deshielo» a los antiguos enemigos de la República Popular, el Japón comienza a ofrecer asimismo inmejorables testimonios de lo rápido que tal nación política está desembarazándose de las estúpidas y anacrónicas «cláusulas pacifistas» de su constitución

En efecto, según la Constitución japonesa de postguerra, en gran medida producto de la imposición de la alianza que en 1945 derrotaba al eje, las fuerzas armadas japonesas ( denominadas incluso, eufemísticamente, «fuerzas de autodefensa») tienen vetado todo tipo de operaciones fuera del archipiélago – pese a lo cual, es de notar, tropas niponas han sido desplegadas en Irak y continúan destacadas en ese país pérsico aunque sea para cumplir con misiones de «reconstrucción»- lo que ha su vez, ha determinado que las fuerzas norteamericanas destacadas en este país del oriente ( fundamentalmente en instalaciones navales en Okinawa, Yokosuka, etc, etc.) hubiesen adquirido durante los años de la guerra fría la «obligación contractual» de defender a su aliado en caso de que cualquier amenaza externa ( la URSS, China, Corea del Norte) se decidiese a atacar a la «segunda economía» del planeta.

Sin embargo, y ya casi definitivamente olvidado el pasado militarista propio del Imperio del Sol Naciente ( sin perjuicio de las periódicas polémicas que sacuden el Asia oriental en torno a las visitas al santuario Yasukuni por parte de prominentes políticos nipones, o incluso recientemente sobre las «mujeres del consuelo», etc, etc), parece que los últimos movimientos emprendidos por parte del gabinete del nuevo primer ministro Shizo Abe apuntan a una suerte de «recuperación» de la perdida prominencia japonesa en el tablero geopolítico regional: hace pocas semanas, tal y como lo recogía este diario, Japón y Australia firmaban un acuerdo de mutua defensa que según la excusatio non petita ofrecida por mandatarios de ambas naciones , «no se dirigía contra terceros» (por ejemplo contra Corea del Norte, o contra Rusia, mucho menos ni que decir tiene contra China, &c).

Pues bien, el pasado viernes 30 de marzo, en un nuevo paso en este proceso de recuperación militar, las fuerzas de «autodefensa» del Japón comenzaban a desplegar en la base militar de Iruma, a pocos kilómetros de Tokio, un sofisticado sistema de misiles patriots tierra-aire capaces de interceptar en vuelo cualquier misil enemigo que no hubiese sido previamente neutralizado por las fuerzas norteamericanas interpuestas en Okinawa. Tales ingenios, comprados a la empresa yanqui Loockhed Martin Corporation por cerca de dos millones por unidad, siguen a un despliegue anterior de un escudo patriot de semejantes características dispuestos por el destacamento americano en su base en Okinawa ( una isla, no está de más recordarlo, situada justo en frente de la costa del sur de China).

«Continuaremos mejorando nuestro nivel de preparación llevando a efecto constantemente los planes de despliegue defensivos que están por venir» avisó al respecto el Ministro de Defensa Fumio Kyuma.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando