El Revolucionario

Portada > China > La República Popular China continuará trabajando para disolver las llamadas (...)

La mitad de los pobres de China pertenecen a alguno de estos grupos

La República Popular China continuará trabajando para disolver las llamadas minorías étnicas.

Tales grupos representan en total el 8 por ciento de la población de la República.

Lunes 2 de abril de 2007, por ER. Shangai

Aunque en 1949 la República Popular China comenzó su particular «larga marcha» por la senda revolucionaria de la holización según los principios de la izquierda comunista asiática, casi sesenta años después, y tras variados «giros» y diversos «golpes de timón» efectuados por los sucesivos conductores del proceso de totalización racionalizadora de esta enorme plataforma continental, parece que las llamadas «minorías étnicas» siguen representando un problema

Y es que, si bien resulta claro que diferenciar entre «chinos han» y «otras etnias» es algo que carecería por completo de sentido respecto a la Nueva China reorganizada según los cánones del socialismo asiático pues que tales diferencias tendrían acaso que haber quedado enteramente disueltas desde hace muchas décadas, los datos que habrían sido ofrecidos la semana pasada en Pekín por la oficina del Vice-Ministro para el Estado de los Asuntos Étnicos parecen ciertamente apuntar en otra dirección. Según tales cifras en efecto , en torno a 117 millones de ciudadanos chinos «no han» seguirían viviendo en los inicios del siglo XXI en condiciones tipificadas de «pobreza abyecta» por el propio informe oficial, arrojando de este modo un 49.5 por ciento del total de «pobres rurales» que habitan en la República Popular de acuerdo a las cifras oficiales, y aunque el propio ministro Tondrub Wangben se encargara de aclarar a renglón seguido en la ceremonia de presentación de este reporte, que también 20 millones de ciudadanos pertenecientes a la clase negativa «no han» habrían salido de la pobreza en los últimos años, es preciso recordar sin embargo, que las cincuenta y cinco «minorías étnicas» que componen la población del país no representan más que un ocho por cierto del total... ¿ cómo entonces esconder que tales «minorías» y las injusticias vergonzosas que padecen (una de las cuales es precisamente que tales ciudadanos sigan siendo considerados a título de su pertenencia a tales «grupos étnicos) continúan representando uno de los principales escollos a los que la holización revolucionaria ha de procurar enfrentarse en las primeras décadas del siglo XXI?.

Y precisamente en este sentido, el vice-ministro del ramo reveló en Pekín que el gobierno de la República Popular se comprometerá a «aliviar» la pobreza extrema en la que viven muchas de estas personas en el contexto del 11 plan quinquenal a aplicar en los próximos años. Estos proyectos incluyen medidas tales como la construcción de una adecuada red de seguridad social para las áreas rurales así como el desplazamiento de tales «indígenas» a zonas urbanas alejadas de las «reservas étnicas» donde tradicionalmente se habrían visto reducidas como si de sioux se tratase, pero también la extensión de la «educación básica obligatoria» ( que en China, un país regido por los principios del socialismo de libre mercado, se extiende hasta la talludita edad de nueve años) a la inmensa mayoría de chinos «no han» que en nuestros días permanecen sin escolarizar – cosa por cierto , particularmente vergonzosa suponemos, para una nación política supuestamente socialista-, así como la inversión de pingües fondos públicos ( cuya cuantía el vice-ministro no especificó en su comparecencia) en el desarrollo de las áreas rurales donde viven tales chinos «no holizados».

Y es que en efecto tales «diferencias» según el vice-ministro del ramo hizo notar certeramente comprometen de un modo grave el objetivo del socialismo chino cara a la construcción de una «sociedad armoniosa»...aun cuando sea cierto que como añadió Wangben en clave de «alianza de civilizaciones», «gentes de diferentes grupos étnicos frecuentemente se ayudan unos a otros y sus relaciones son armoniosas», por cierto, y dejando idealismos y utopismos confucianos a un lado, nos preguntamos desde El Revolucionario, ¿ qué sentido tiene- cuando se toma en cuenta el alcance de las cifras reveladas por el propio vice-ministerio- que, acaso en nombre de la política de cuotas, el vice-ministro de la cosa sea precisa y sospechosamente un «chino tibetano»?


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando