El Revolucionario

Portada > China > Graves disturbios en la provincia china de Hunan

Mientras el legislativo chino continúa su reunión anual

Graves disturbios en la provincia china de Hunan

Nueve coches de la policía provincial fueron incendiados en una protesta llevada a cabo por cerca de 20.000 campesinos y trabajadores hunaneses.

Jueves 15 de marzo de 2007, por ER. Shangai

La Asamblea Nacional Popular, máximo órgano legislativo de la República Popular China mantiene estas semanas su reunión anual en el que vienen siendo analizadas en profundidad, entre otras muchas cosas, la necesidad de atajar las diferencias sociales y económicas, muchas veces vergonzosas, que han resultado como «efecto no querido» de la política de reformas en la que la República Popular se embarcó desde la muerte de Mao. Mientras, en Hunan 1.000 policías provinciales tuvieron que enfrentarse a algunas de las consecuencias de tales diferencias

Y es que en efecto, precisamente en la ciudad de Yongzhou- que, dicho sea de paso, no se halla lejos de Shaoshan , ciudad natal del presidente Mao, el «Marx asiático»- casi 20.000 campesinos y trabajadores fabriles habrían «colisionado» el pasado viernes con un millar de policías provinciales durante una revuelta que se prolongó durante varias horas y en la que resultaron incendiados varios coches de las fuerzas de orden público.

Finalmente y tras una verdadera batalla campal en la que docenas de policías y de manifestantes sufrieron heridas de diversa consideración ( ninguno de gravedad ), la revuelta pudo ser sofocada, arrestando las fuerzas de orden público a los principales cabecillas de los disturbios según lo aclaraba la responsable de las fuerzas policiales de la provincia de Hunan, la camarada Tan, quien también confirmó a los medios que los ciudadanos chinos que iniciaron tan graves desórdenes «no estaban satisfechos con el comportamiento del gobierno de Hunan».

Según ha podido saber El Revolucionario de fiables fuentes policiales, el desencadenante de la protesta no fue otro que el descontento generado por la rampante corrupción administrativa que campa por sus respetos en el gobierno provincial así como la fuerte subida del precio de los transportes públicos durante el último mes.

En todo caso, este tipo de incidentes no son precisamente extraños en China. Las propias autoridades de la República Popular han reconocido 23.000 manifestaciones masivas en diferentes puntos del enorme país asiático durante el año 2006. Y es que ciertamente, de no atajarse las escandalosas diferencias sociales y económicas que se producen en el interior de esta república socialista asiática- uno de los temas que figuran en la agenda de la Asamblea Nacional Popular y que fue tratado con gran énfasis en el discurso inaugural pronunciado por el Premier Wen Jiabao-, la propia eutaxia del Imperio del Centro puede verse comprometida a medio plazo puesto que los individuos que se agitaron en Hunan el viernes pasado no representan otra cosa que el «resultado» necesario del pujante desarrollo basal del cuerpo político chino. En este sentido, la «línea Hu» que viene fortaleciéndose en los últimos años- frente al ortograma «reformista» del anterior Presidente- puede verse como una manera, por parte del Partido Comunista, de responder a este reto particularmente perentorio


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando