El Revolucionario

Portada > China > Japón y Australia firman un acuerdo de «seguridad»

Ambos países representan los principales puntales de la estrategia imperial en el Pacífico

Japón y Australia firman un acuerdo de «seguridad»

«La alianza no está dirigida contra China» aseguran John Howard y Shizo Abe

Miércoles 14 de marzo de 2007, por ER. Shangai

Japón y Australia, principales aliados de los Estados Unidos de América del Norte en la región del «Asia-Pacífico» han firmado a principios de esta semana un «acuerdo de seguridad» dirigido a la ampliación de la cooperación militar entre ambas naciones. Sin embargo, y pese a todas las evidencias, tanto Abe como Howard han desmentido que tal alianza pueda considerarse como dirigida contra la República Popular China

El pacto, el primero de este tipo que sella el Japón con país alguno desde su acuerdo de «defensa» con los Estados Unidos en el año 1960 ( en virtud del cual el Imperio se comprometía a proteger a sus antiguos enemigos en caso de que estos vieran su soberanía comprometida por cualquier amenaza externa... cosa que en los años sesenta del siglo pasado sólo podía leerse de un modo: Unión Soviética), estaría destinado a ampliar la cooperación militar entre los ejércitos australianos y japoneses en tres áreas muy concretas, a saber: seguridad fronteriza, contra-terrorismo y ayuda humanitaria frente a desastres naturales. Asimismo, como hacía saber el propio John Howard en Tokio, después de la firma de la entente, el pacto puede conducir en breve al desarrollo de «juegos de guerra» realizados conjuntamente por ambas fuerzas armadas , también a cooperación de inteligencia, etc, etc.

Este acuerdo puede además considerarse como una consecuencia prácticamente anunciada por los contactos de «seguridad» bilaterales y trilaterales ( con los mismos EUA) que ambos puntales de la política norteamericana en la región han venido manteniendo en los últimos años en paralelo precisamente a las «cumbres» periódicas de otras «alianzas» alternativas como pueda serlo la Organización de Cooperación de Shanghai en la que aparecen integradas potencias como la Federación Rusa o la República Popular China. Hay que recordar también que ambos países mantienen y han mantenido tropas destacadas en Irak, principal frente abierto por la estrategia imperial en el momento presente.

Se entiende de este modo, perfectamente, que Howard, tras su entrevista con el ministro de defensa del Japón, Fumio Kyuma, y siempre reconociendo las «viejas cuitas» ( y es que como se sabe Japón y Australia fueron enemigos durante la segunda guerra mundial), haya declarado cosas como las siguientes: «El propósito de esto ( el acuerdo) es expresar el deseo común de Japón y Australia de trabajar juntos incluso más estrechamente para contribuir a la seguridad en la región. Nunca se olvida el pasado. Te mueves desde el pasado y no permites al pasado contaminar lo que haces en el presente y en el futuro».

realizadas tanto por Howard como por Abe- «todos estos esfuerzos no tienen en mente a ningún país específico, como por ejemplo China- en el sentido de que esta alianza no se dibuja contra la República Popular China o contra ninguna otra nación en particular ( Corea del Norte, Rusia, acaso la India, etc), el presente al que se refiere Howard y también el futuro que cabe pronosticar desde la plataforma de este presente incluye entre sus contenidos más contundentes «solidaridades» como la establecida entre Rusia y China ( con sus hijuelas en Corea del Norte, etc) que , de suyo, explican de modo suficiente el estrechamiento de terceras «solidaridades» entre Australianos y Japoneses. Shizo Abe lo expresó muy bien «tratamos de mantener la estabilidad en la región»... sólo que ese reconocimiento implica de suyo que tal «estabilidad» ( güasintoniana) necesita de algún modo ser defendida....


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando