El Revolucionario

Portada > China > Terminan las conversaciones en Pekín tras alcanzar las partes un (...)

Entre el beneplácito general

Terminan las conversaciones en Pekín tras alcanzar las partes un acuerdo.

Corea del Norte se compromete a «paralizar» sus proyectos nucleares a cambio de ayudas energéticas y económicas.

Viernes 16 de febrero de 2007, por ER. Shangai

El martes 13 de febrero de 2007 finalizaban en Pekín las conversaciones a seis bandas acerca del programa nuclear norcoreano. Tras varios años de desencuentros y «guerra psicológica» ( incluidas las pruebas armamentísticas que realizaba el régimen de Pyonyang a finales del año pasado) las diferentes comisiones negociadoras parecen haber convergido sobre un texto programático presentado al parecer por los diplomáticos de la República Popular China

Tal acuerdo, que ha sido recibido con gran entusiasmo por todas las partes implicadas ( Estados Unidos, China, Rusia, además de Japón y las dos Coreas), compromete a Corea del Norte a paralizar sus proyectos de construcción de armas nucleares así como a interrumpir, en un plazo de 60 días, las actividades en generadores tales como pueda serlo el localizado en Yongbyon, un reactor nuclear situado a menos de cien kilómetros de Pyongyang, extremo que- a tenor de lo firmado esta semana- se encargarán de verificar los inspectores de la OIEA con los que Corea del Norte ha prometido volver a colaborar.

Para controlar el cumplimiento del acuerdo sobre el desmantelamiento de los programas nucleares, las partes han acordado la creación de cinco grupos de trabajo destinados al efecto. Tal precaución se supone evitará actividades «encubiertas» por parte de los norcoreanos que ya burlaron un «acuerdo» semejante ( demostrando con esto que los dirigentes comunistas son- por lo menos en el ejercicio- buenos lectores de Espinosa, el «Marx sin barbas) firmado en 1994 con los Estados Unidos, mediante instalaciones secretas de enriquecimiento de uranio.

Y, ¿ qué es lo que Corea del Norte saca con todo esto?. Pues nada menos que 500 toneladas de combustible de entrega inmediata a las que hay que sumar otras 950.000 toneladas cuya entrega se hará efectiva a la llegada de los inspectores de la OIEA, una ayuda «energética» valorada en total en más de 230 millones de euros. ¿Más?: Sí puesto que Corea del Norte ha conseguido también que los Estados Unidos de América del Norte se avengan a levantar el bloqueo que pesaba sobre los fondos del Banco Asia Delta de Macao, a retirar la tipificación del régimen socialista asiático entre aquellas naciones «patrocinadoras del terrorismo», así como a que Japón y Corea del Sur acepten iniciar con sus vecinos- con los que Seúl por cierto todavía está «oficialmente» en guerra, a pesar del armisticio rubricado hace más de cinco lustros-una serie de «conversaciones» tendentes a la normalización de las relaciones diplomáticas.

Una jugada maestra pues de los líderes norcoreanos que vendría a demostrar, con el espaldarazo además que este acuerdo ofrece a la diplomacia china, lo oportuno que resultó en su momento el «desafío» a la fantasmagórica «comunidad internacional» que les habría rendido a la postre, frutos tan suculentos. Tan es así que no parece demasiado extraño el que, sin perjuicio de los parabienes oficiales por parte de todos los agentes implicados ( «un buen primer paso en la dirección correcta» ha dicho la Dra Rice, «satisfecho» ha declarado estar el mismísimo Emperador Jorge Bush II), el antiguo embajador de los Estados Unidos de Norteamérica ante las Naciones Unidas, John Bolton haya llegado a «olisquear» la «victoria del enemigo» en semejante tratado, afirmando, por consiguiente, que «el acuerdo envía el mensaje erróneo de que si aguantas lo suficiente al final serás recompensado». De hecho, y en estas condiciones, no sorprenderá demasiado tampoco que el propio Bolton- que es sin duda hombre poco acostumbrado a morderse la lengua- haya llegado a calificar el acuerdo como una «broma».


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando