El Revolucionario

Portada > Mundo > Norte de África > La Historia del Islam es la de la Guerra Santa

Dividió el mundo entre «tierra sometida» y «tierra por conquistar»

La Historia del Islam es la de la Guerra Santa

Pese a todo, el Islam sigue fragmentado

Lunes 26 de febrero de 2007, por ER. Argel

Desde que en el siglo VII Mahoma comenzara su huida o éjira, el Islam se ha esforzado de manera repetida por realizar la yihad o Guerra Santa contra el infiel. Incluso en formas que algunos especialistas denominarían sincréticas, como el sikhismo, esta Guerra Santa está siempre presente.

Los integristas musulmanes de Sudán llevan 16 años en guerra con los cristianos y animistas negros del sur. Las diversas facciones chiítas y sunitas han producido un mar de sangre en Irán e Iraq en nombre de Alá produciendo millones de muertos, heridos y desplazados. El Mahatma Ghandi padeció los mayores sufrimientos al comprobar cómo se destrozaban, en una espantosa guerra de religión, hindúes y musulmanes cuyas consecuencias llegan hasta nuestros días en el enfrentamiento entre Pakistán e India.

La historia del Islam es la estela de una guerra santa o yihad, porque dividieron el mundo en dar al Islam o tierra sometida y dar al harb, tierra por conquistar. Se avecinan o ya están en marcha guerras terribles en las repúblicas transcaucásicas de la antigua Unión Soviética. Un anticipo de las mismas pudimos comprobarlo en Afganistán en los años de régimen de los estudiantes coránicos, los talibanes.

JPG - 9.5 KB
Terror
La yihad islámica aprovecha del terrorismo para conseguir sus objetivos

Partición del Punjab: 60 años de conflicto

Un caso particular de yihad se produjo cuando en 1947 hindues y pakistanies se despedazaron como consecuencia de la partición territorial que da inicio a la independencia de India y Pakistán. El pueblo Sikh, entre India y Pakistán, fue motivo de disputa. En 1947 se repartió el Punjab, un 62% del territorio le concedieron a Pakistán (estado musulmán) y el 38% restante a la India (estado hindú). Pero varios musulmanes se colaron en territorio hindú y viceversa, con el consiguiente aumento de la tensión.

Tras la partición, la idea de la creación de un estado propio Sikh, siguiendo el ejemplo musulmán, cobraba cada vez más fuerza. El Sikhismo nació a finales del siglo XV y tiene su origen más inmediato en el violento encuentro del Islam con el Hinduismo politeísta, constituyendo una facción islamita más. Su fundador, Guru Nanak, decidió, frente a las crueles guerras, buscar la verdad mediante la oración y la meditación, deduciendo falsamente que el mensaje esencial de ambas religiones es el mismo.

En 1948, el gobierno indio unificó los estados feudales del Punjab creando la región dominada PEPSU, cuya población era mayoritariamente sikh, que sin embargo se negó a aceptar las medidas hindúes e intentaron el separatismo de la India desde entonces. Entre 1984 y 1995 la violencia terrorista forzó a que el gobierno hindú cediera en sus pretensiones unificadoras, trayendo cierta calma a la región a cambio de tolerar una teocracia islámica dentro de uno de los estados más poderosos estados del mundo.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando