El Revolucionario

Portada > Europa > Lo que Alemania afirma sobre el Holocausto

La vergüenza de un país

Lo que Alemania afirma sobre el Holocausto

El negacionismo podrá ser delito, pero las matanzas de inocentes fuera de Alemania parece que no

Lunes 5 de febrero de 2007, por ER. Bruselas

Mientras que el negacionismo puede ser un delito, diez miembros de las SS condenados el pasado 13 de enero a cadena perpetua por un tribunal italiano por la matanza de 770 civiles en 1944 siguen en libertad en Alemania.

Propaganda para alistarse al cuerpo del que formaban parte los hoy condenados y libres

Es sabido que Alemania, aprovechando su Presidencia de la Unión Europea, ha pedido que la negación del Holocausto sea castigada en los veintisiete países que desde enero forman parte de dicha institución. La medida podrá presentarse formalmente en abril, aunque desde el 15 de enero se anunció la propuesta que toma como punto de partida un texto elaborado por la presidencia luxemburguesa hace dos años y que establece penas de entre uno y tres años para aquellos individuos que inciten al “odio y la xenofobia”.

Fuentes de la Comisión Europea precisan sin embargo que podrían abstenerse de aplicar la norma europea aquellos países en los que entre en conflicto con su Constitución. Suecia, por ejemplo, ha hecho pública esa contradicción debido al amplio margen que su Carta Magna otorga a la libertad de expresión.

La idea no es nueva. En 2001 ya fue propuesta y los socios europeos se encontraron con la negativa de Italia. Esta vez, Roma estaría dispuesta a dar el visto bueno. Precisamente.

Lo decimos porque diez miembros de las SS condenados el pasado 13 de enero a cadena perpetua por un tribunal italiano por la matanza de 770 civiles en 1944 siguen en libertad en Alemania.

¿Por qué? La respuesta está en la Constitución alemana, que prohíbe la extradición de sus ciudadanos. Además, en Alemania no pueden celebrarse juicios por asesinato sin la presencia del acusado, lo que dificulta las acciones legales basadas en condenas “en rebeldía”, como las dictadas en Italia. El letrado de la acusación particular, Andrea Speranzoni, explica que la combinación de ambas normas produce un círculo vicioso que la fiscalía italiana podría romper pidiendo una orden de captura conforme al derecho comunitario, para que los condenados cumplan la pena arrestados en sus domicilios.

Otra posibilidad sería la apertura de un proceso en Alemania. Pero también presenta problemas. Un ejemplo es el caso de Friedrich Engel, condenado a cadena perpetua en rebeldía por el tribunal de Turín en 1999, por el asesinato de 246 civiles en 1944. En 2002 un tribunal de Hamburgo lo condenó por 59 de esas muertes a siete años de cárcel, donde no pasó ni un día. El Tribunal Federal alemán anuló la sentencia en 2004, alegando que no estaban comprobadas las “condiciones subjetivas de crueldad” necesarias para reconocer que se trató de asesinatos. El impune criminal murió en libertad en 2006.

JPG - 30.6 KB
Alemania, über alles, sobre todo.

Y es que hay algo peor que el círculo vicioso de la Constitución alemana en tanto que texto escrito modificable por los legisladores: su constitución en el sentido ontológico, o sea, su realidad histórica como nación, cuyo bárbaro etnicismo no parece modificar, a juzgar por este fiasco con el ajusticiamiento de nazis convictos y confesos. El negacionismo podrá ser un delito en Alemania y en los veintisiete países miembros de la UE, muy bien señora Merkel, pero no dejará de ser un “lujo” preocuparse por los que propagan la basura historiográfica cuando es la propia nación la que alberga y proteje a quienes por muy octogenarios que sean llevaron a cabo las matanzas que los negacionistas rehuyen.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando