El Revolucionario

Portada > China > Las diferencias sociales y económicas en la República Popular China continúan (...)

A pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno en este sentido

Las diferencias sociales y económicas en la República Popular China continúan en aumento

El jefe del Centro de la Investigación para los Salarios afirma que es «imperativo» aumentar los salarios más bajos.

Sábado 3 de febrero de 2007, por ER. Shangai

¿Cómo lidiar, desde las premisas universalistas y racionalistas propias de la izquierda definida y más en particular desde la modulación de esas premisas que es característica de la izquierda asiática, con las continua y distáxica profundización de las diferencias sociales y económicas entre varios cientos de millones de chinos desde la introducción del «golpe de timón» de Deng Xiaoping sin que al mismo tiempo se ponga freno al frenético desarrollo económico que la República Popular China viene conociendo precisamente como consecuencia de estas «reformas económicas»?

Esta, en efecto parece ser la gran cuestión a la que las autoridades del Imperio del Centro parecen «condenadas» a regresar una y otra vez. La última con ocasión del reporte sobre los salarios dado a conocer la semana pasada por la Comisión Nacional para el Desarrollo y la Reforma

De acuerdo a un reciente informe hecho público el pasado miércoles en el sitio web de la Comisión Nacional del Desarrollo y la Reforma, a pesar de los esfuerzos mantenidos por el gobierno para aliviar la situación y sin perjuicio también del incremento general de los salarios durante el pasado lustro , las diferencias económicas entre los habitantes de la República Popular China no han cesado de crecer sistemáticamente durante los últimos años a modo de decisivo «efecto no querido» de los programas reformadores emprendidos por China desde la época de Deng Xiaoping. Según las conclusiones alcanzadas por dicho informe tales diferencias son especialmente agudas entre campesinos y habitantes de áreas urbanas e industriales así como entre las regiones situadas en el este y el oeste de este gigantesco país, cosa que ciertamente da razón de los salvajes movimientos migratorios que llevan a miles y miles de campesinos – muchas veces provenientes de provincias situadas en el norte o en el noreste- a hacinarse en las grandes ciudades costeras del oriente chino ( Guangzhou, Shanghai Qingdao, &c), en busca de puestos de trabajos que muchas veces incluyen condiciones verdaderamente draconianas.

De hecho, el salario medio para los residentes urbanos ha venido superando durante los pasados tres años, más de tres veces el recibido por los trabajadores agrícolas, una situación ciertamente «alarmante» para decirlo haciendo uso de las propias palabras de Su Hainan director del Centro de Investigación para los Salarios, organismo adscrito al Ministerio de Economía y Seguridad Social. Lo que es más, las diferencias económicas correspondientes a los diferentes sectores del empleo urbano (finanzas, seguros, comunicaciones, correos, &c, frente a construcción, &c) permanecen asimismo en «caída libre».

Por otro lado, los salarios medios de los habitantes de provincias occidentales se mantiene no menos que catorce veces más bajo que los recibidos por los trabajadores del desarrollado e industrializado occidente.

En este sentido, y en la sabiduría de las consecuencias que semejante tendencia puede albergar de cara a la eutaxia del cuerpo político chino así como en general, a la buena marcha del ortograma revolucionario de la izquierda asiática, el camarada Su afirmó que es «imperativo aumentar los salarios más bajos».


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando