El Revolucionario

Portada > Israel > El líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, pide venganza contra Israel y (...)

Los acusa como responsables últimos de los desórdenes producidos el martes en el Líbano

El líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, pide venganza contra Israel y EE.UU y que sus cómplices libaneses en el gobierno sean ejecutados

Según el líder chií «hay en el gobierno algunos responsables que trabajan día y noche para provocar conflictos entre suníes y chiíes»

Martes 30 de enero de 2007, por ER. Tel-Aviv

Según Nasrallah, «hay en el gobierno algunos responsables que trabajan día y noche para provocar conflictos entre suníes y chiíes». Nasrallah, que no citó a ningún dirigente por su nombre, dijo que «les conocemos, pero no los vamos a combatir; no vamos a tomar venganza de los "esclavos" sino de los "patrones"», en alusión al gobierno libanés de Siniora, al que acusa de ser "esclavo de Occidente".

JPG - 3.7 KB
Hassan Nasralla, líder de Hezbolá

El martes una huelga general convocada por la oposición, liderada por Hezbolá, degeneró en violentos enfrentamientos armados, que se prolongaron hasta el jueves, cuando un incidente en principio menor entre estudiantes en una universidad de Beirut, terminó por desencadenar una cadena de enfrentamientos con el resultado de ochio muertos y 400 heridos.

Este domingo por la noche el líder del grupo chiíta Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, llamó a la formación de un comité de clérigos chiíes y suníes para encontrar a los responsables de los actos de violencia del martes y se les ejecute. Aboga pues por la "justicia" islámica clerical contra los que considera responsables internos -lease, el gobierno de Siniora- así como por la venganza contra "sus amos" en el exterior, esto es, Israel y EE.UU.

Nasrallah habló dirigiéndose a una multitud desde un suburbio del sur de Beirut en el noveno día de la «Ashoura», fiesta ceremonial chiíta, unos días después de las revueltas producidas en Beirut.

Dijo que hay determinandas personalidades del gobierno que lo único que persiguen es la sedición procurando la división entre suníes y chiíes en el Líbano. Nasrallah, que no citó a ningún dirigente por su nombre, dijo que «les conocemos, pero no los vamos a combatir; no vamos a tomar venganza de los "esclavos" sino de los "patrones"», en alusión al gobierno libanés, al que acusa de ser «esclavo de Occidente».

«Queremos evitar cualquier conflicto confesional, una guerra civil y no dirigiremos nuestras armas contra nadie», agregó Nasrallah. «No trabajaremos al servicio de Israel», puntualizó desafiante.

Nasrallah manifestó que «cuando matan a alguien en el Líbano, nos afligimos porque los únicos que salen ganando son Israel y la administración norteamericana».

«Por el bien del Líbano, de la resistencia, no hay que caer en las provocaciones, aunque esto no quiere decir que no persigamos a los criminales o que les vayamos a perdonar, sino que llevaremos este asunto a través de la justicia», pidiendo la ejecución capital para los responsables cómplices de Israel. Pidió, especialmente a las familias de las víctimas, que refrenen sus deseos de venganza: «Hay un estado, unas fuerzas de seguridad y un sistema judicial en el Líbano que no les dejará salida a los responsables». «Nosotros tenemos que protejer el Líbano, porque esto es lo que trama Israel, la guerra civil entre nosotros». «La venganza de nuestros mártires no debe ir dirigida contra nuestros ciudadanos. Nosotros no tamemos venganza de los "esclavos", pero sí de los "amos"», refiriéndose en particular a Israel.

En resolución, para los "complices de Occidente" en el interior del Líbano, pide su ejecución a través de la "justicia" islámica; para Israel y EE.UU, pide venganza.

«Lo que ocurrió el martes fue una estrategia para dividirnos y conducirnos a la sedición», por eso Hezbolá no continuará con su campaña para derribar al gobierno inconstitucional.

(El Revolucionario ha constatado, al hacer acopio de información sobre esta noticia, cómo las agencias de información "occidentales" ocultan el que Nasrallah haya pedido la formación de un comité de clérigos musulmanes que impongan a los responsables la ejecución capital: se quiere ocultar deliberadamente que la "justicia" que Nasralla pide pasa por la llamada "pena de muerte" suavizando así su discurso. Sólo a través de Al Manar, la televisión de Hezbolá, puede uno leer el significado del discurso y la gravedad de sus declaraciones)

Por otra parte, criticó a los líderes libaneses que no respondieron a las amenazas de los EEUU, reveladas por el diario The Washington Post, según las cuales las fuerzas antiterroristas norteamericanas tienen derecho a matar a los miembros de Hezbolá, igual que a los agentes iraníes que actúan en Iraq.

«No necesitamos que nos defiendan. Dios nos defenderá», afirmó Nasrallah, pero «¿qué crimen hemos cometido para que nos tachen de terroristas y quieran matarnos?». «Nuestro único "delito", queridos hermanos, es que no nos hemos plegado a los americanos, y que nos hemos defendido del enemigo israelí durante la gresión de julio y agosto contra el Líbano», dijo irónicamente.

«EEUU pidió la guerra y ésta nada tenía que ver con la captura de dos soldados israelíes», agregó Nasrallah, quien recordó que incluso el dimisionario jefe de las Fuerzas Armadas israelíes, teniente general Dan Halutz, así lo reconoció.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando