El Revolucionario

Portada > Israel > La ONU adopta una resolución que condena la negación del Holocausto

En una resolución presentada por EEUU

La ONU adopta una resolución que condena la negación del Holocausto

Sólo Irán se disoció de la acción considerándola como movida por intereses políticos de Israel

Domingo 28 de enero de 2007, por ER. Tel-Aviv

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el viernes una resolución (documento A/61/L.53), presentada como proyecto por EEUU, que condena la negación del Holocausto, semanas después de que Irán patrocinara una reunión donde se cuestionaba la veracidad de la exterminación por parte de los Nazis de 6 millones de judíos en la Segunda Guerra Mundial.

En el preámbulo, el texto «rechaza cualquier acción tendente a negar el Holocausto, pues al ignorar terribles eventos históricos como éste, aumenta el riesgo de que se repitan» y además reafirma «el derecho de los pueblos y los gobiernos a un mundo sin genocidio».

En la parte resolutiva, la Asamblea General «condena sin ninguna reserva cualquier negación del Holocausto» y exhorta a los Estados Miembros de las Naciones Unidas a «rechazar cualquier negación del Holocausto como evento histórico, total o parcialmente, y cualquier actividad destinada a este propósito».

Esta resolución del viernes es, prácticamente, una reiteración de la tomada el 1 de noviembre de 2005 (60/7) según la cual, y citamos literalmente, la Asamblea General «Rechaza toda negación, ya sea parcial o total, del Holocausto como hecho histórico»; en esa misma resolución también se adoptaba el 27 de enero como Día Internacional de Conmemoración para las víctimas del Holocausto, en conmemoración de la liberación efectuada por el ejército soviético del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau (Polonia) el 27 de enero de 1945.

En las últimas semanas diplomáticos israelíes y norteamericanos se asociaron en una campaña para que la ONU adoptara una nueva resolución, tras la conferencia que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, convocara en diciembre en Teherán en la que varios oradores negaron la existencia del Holocausto. Ahmadineyad ha insistido en varias ocasiones en calificar de «mito» e «invención» el exterminio de seis millones de judíos por los nazis durante la II Guerra Mundial.

HTML - 7.6 KB
Resolución 60/7 de la ONU de la "Recordación del Holocausto" aprobada en Noviembre de 2005

La nueva resolución adoptada el viernes, auspiciada por 103 países, se aprobó por unanimidad siendo Irán el único país que se desentendió del proceso, por considerar que viene motivado «por intereses políticos», y que sería utilizado por Israel como coartada en el que conflicto que le enfrenta a los palestinos. El diplomático iraní Hossein Gharibi, delegado por Irán, denunció que el proyecto se presentaba haciendo un mal uso de la Asamblea, ya que, dado que Irán como otros países, se había reiteradamente mostrado en contra de cualquier genocidio, este proyecto, manipulado por Israel, lo único que perseguía era hacer daño a Irán además de utilizar los crímenes contra los judíos para seguir practicando la «limpieza étnica» y el «terrorismo de Estado» contra los palestinos. Prueba de ello, dijo, es que una resolución de estas características tendría que contemplar también los «genocidios» de Hiroshima y Nagasaki, el de Palestina y el de los Balcanes. Por ello Irán, aclaró el diplomático, se disociaba completamente de la aprobación de la resolución que consideró como «ejercicio hipócrita».

Finalmente el texto adoptado se aprobó en ausencia de los representantes de al menos 22 naciones, incluyendo Bolivia, Chile y Colombia, que había co-patrocinado la resolución, cuyos representantes se ausentaron. Otros como Camboya, Arabia Saudí, Sudáfrica, Sudán, Siria, Tajikistán y Zimbawe ni siquiera asistieron.

En las explicaciones que sucedieron a la adopción de la resolución llaman la atención de El Revolucionario las siguientes posturas:

La representante de Indonesia, Adiyatwidi Adiwoso Asmady, dijo que el Holocausto no era la única tragedia humana de la que habría que sacar lecciones. Además era necesario mantener el respeto mutuo, y que —aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid— situaciones como las producidas por las caricaturas que «pretendían» representar al «profeta Mahoma» tenían que ser evitadas. Debían respetarse las «diferencias», en especial en relación a la cultura y la religión.

El representante de Venezuela, Marco Polaviana, dijo, en la línea iraní, que además del Holocausto, la resolución debía contemplar también las muertes producidas en Hiroshima y Nagasaki así como el sufrimiento del pueblo palestino, que era víctima de los excesos perpetrados bajo pretexto de la autodefensa y de la seguridad, «como ocurrió en noviembre de 2006 en Beit Hanoun en la franja de Gaza». Además también debe contemplar a los centenares de millares de iraquíes víctimas de las acciones realizadas en nombre de democracia por los Estados Unidos.

Por su parte el representante israelí, Dan Gillerman, dijo que las «lecciones del Holocausto son universales», desmarcándose así de la acusación iraní de que la Asamblea haya adoptado una resolución que responde al interés particular de Israel, lecciones que, sin embargo, eran rechazadas, alardeando además por ello, «en ciertas partes del mundo». «Mientras que los países aquí reunidos se congregaron para condenar al unísono la negación del Holocausto, uno de sus miembros continúa negando esta verdad eterna», dijo. Mientras las naciones del mundo se congregan aquí para afirmar la historicidad del Holocausto e intentar que no vuelva a producirse nunca otro genocidio, «un miembro de la Asamblea está adquiriendo la capacidad para producir el suyo, puesto que, en efecto, el Presidente de Irán dijo que ’realmente no hubo Holocausto pero, justamente, nosotros terminaremos el trabajo’», dijo el representante israelí.

El representante de la Federación Rusa, Vitaly Churkin, se alineó completamente con Israel y EE.UU, manifestando además, y recordando, que la adopción del 27 de enero como fecha de Conmemoración era señalada por ser el día en que el Ejército Rojo liberó el campo de concentración de Auschwitz. «La memoria del heroísmo de los soldados soviéticos y de muchos millones de víctimas en mi país nunca podría conciliarse con intereses políticos oportunistas, intentando torcer la significación de esa historia», aclaró. Calificó de «sagrada» la memoria de los 6 millones de judíos y europeos, la mitad de los cuales habían sido ciudadanos de la Unión Soviética.

Por fin el delegado norteamericano, Daniel Wolff, dijo que era «vergonzoso» que una resolución que se adoptaba por consenso en la Asamblea fuese rechazada por un país. Y es que, confesó, la presentación del proyecto de resolución por su país no era un ejercicio retórico, sino consecuencia de las implicaciones que se pueden derivar de la negación del Holocausto en la actualidad. Y es que los genocidos según los expertos, argumentó, suelen ír seguidos de su negación. A pesar de la verdad innegable del Holocausto, el mundo ahora era testigo de cómo algunos supuestos eruditos y líderes del mundo procuraban revisar su historia, para «encubrir una agenda más peligrosa». La negación del Holocausto, las amenazas con borrar a Israel del mapa y la producción de uranio enriquecido han creado una situación de tensión que nadie puede ignorar. Las conferencias organizadas en Diciembre por Irán, y aquí no cabe confundir esto con la libertad de expresión, dijo Wolff, fueron diseñadas para polarizar y generar odio, y ese odio se pude utilizar para justificar un genocidio: «Negar los acontecimientos del Holocausto es equivalente a la aprobación del genocidio en todas sus formas», y esto no lo tolerarán los EE.UU ni la comunidad internacional.

Así resultó la cosa en el pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas el viernes 26, víspera del día señalado. No deja de ser curioso que países como Venezuela o Indonesia se manengan dentro del consenso, con EE.UU e Israel y del que no participa Irán, estando de acuerdo, sin embargo, con Irán y no con Israel o EE.UU.

Se ve que Irán, Venezuela y Indonesia están de acuerdo: el acuerdo por el que el concepto específico de «genocidio» queda completamente disuelto en el género de cualquier confrontación nacional o internacional que genere víctimas mortales. Así Hiroshima y Nagasaki, que no fueron un «genocidio» sino un mecanismo, muy destructivo, para llevar a Japón a la rendición, como así sucedió; el conflicto entre Israel y los palestinos, que tampoco es un genocidio ya que Israel en ningún momento procura la aniquilación de los palestinos (prueba de ello es que su población es la de mayor crecimiento vegetativo del planeta)... son ejemplos ad hoc para, en definitiva, por el procedimiento retórico y falaz de «anegar la especie por el género», llevar el agua a su molino: acusar a Israel (en Palestina) y a EE.UU (en Iraq) de «genocidas».

Pleno de la Asamblea el 27 de enero de 2006 en que por primera vez se conmemoraba el Día Internacional de las víctimas del Holocausto En cualquier caso, la conmemoración del Día Internacional en memoria de las víctimas del Holocausto en 2007 se celebrará el lunes 29 de enero, en el Salón de la Asamblea General de la Sede de las Naciones Unidas, de 10:30am a 12:30pm


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando