El Revolucionario

Portada > América > Ecuador > Indígenas y togas o la justicia kitsch

Entre el derecho político y la retórica extravagante

Indígenas y togas o la justicia kitsch

Contradicción permanente en Ecuador

Martes 15 de febrero de 2011, por ER. Quito


Una jueza ecuatoriana ordenó hace días la liberación de los indígenas José Acacho, Pedro Mashiant y Fidel Karinas, detenidos el pasado 1 de febrero bajo la acusación de actos terroristas y sabotajes al considerar que son los instigadores de una protesta contra la Ley de Aguas en 2009 en la que murió Bosco Wisuma y de la que El Revolucionario dio cumplida cuenta en su momento.

JPG - 17.3 KB

Colocados frente al juez, los acusados invocaron, por boca de su abogado defensor, Julio César Sarango, en un perfecto latín, el habeas hábeas, recurso que les granjeó su liberación. Así quedó dictaminado por la magistrada de la Corte de Justicia de Pichincha, María Cristina Narváez, pues a juicio de ésta, la detención del indígena trío se produjo de manera ilegal y arbitraria. Tras este clásico recurso, quedan los acusados en libertad condicional a la espera de un juicio que ha de celebrarse, teniendo que seguir personándose en la fiscalía periódicamente como han hecho hasta la fecha.

Arropados por compatriotas de su nación étnica, ataviados con sus identitarias pinturas, plumas y cotizadas –al menos para el político secesionista español José Luis Pérez Carod- lanzas, los acusados fueron jaleados en la sala de audiencias, euforia que el líder shuar, José Acacho, quien se considera un preso político, no desaprovechó para lanzar una amenaza al propio Correa: “En las próximas urnas, democráticamente, vamos a sepultar y acabar con esta mal llamada revolución ciudadana", dijo.

Por su parte, Marlon Santi, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), echó más leña al fuego añadiendo, con su habitual victimismo, que con la decisión alcanzada: "la justicia falla por primera vez en favor de los que somos perseguidos injustamente".

Mientras esto sucedía, Rafael Correa se mantuvo firme ante las amenazas, añadiendo que atesora grabaciones que demuestran que desde la radio Arutam, dirigida por Acacho, se alentó la violencia. Frente a la Corte, una multitud de indígenas de distintas etnias, con las caras pintadas, plumas en el pelo y lanzas de madera, se unieron en un único grito de alegría al ver salir a sus tres compañeros.

Habían accedido a la calle frente al tribunal tras rebasar a empujones unas vallas colocadas por policías antidisturbios, que fueron incapaces de contenerlos con sus escudos.

Por su parte, Correa negó la semana pasada que las detenciones respondan a una persecución política y dijo no temer posibles movilizaciones indígenas.

"Vayan al levantamiento si quieren. Pueden hacer las amenazas que quieran, demostrando ahí sí un irrespeto a la Constitución, pero no dejaremos en la impunidad la muerte de Bosco", subrayó Correa, en referencia al indígena que pereció en la manifestación que supuestamente incitaron Acacho, Mashiant y Karinas (supuesto autor material de la muerte de Bosco).

Las palabras del presidente, no han arredrado al abogado Sarango, quien ha manifestado que a pesar de la decisión de la jueza, ésta "deja la puerta abierta para demandar al Estado ecuatoriano por violación de los derechos humanos".

Lo curioso de este proceso es hasta qué punto la falsa conciencia rige los actos de los indígenas, que no dudan en mezclar, de forma arbitraria y ventajista, elementos propios que emanan de esa fantasmagoría llamada Pacha Mama y los que se simbolizan por una mujer togada con los ojos vendados y una balanza que busca el equilibrio. Tras estos juegos malabares, insistimos desde El Revolucionario, no se ocultan más que verdaderas amenazas a la República de Ecuador, que por el hecho de ser una nación política, no puede tolerar que estos movimientos indigenistas adquieran más vigor. En el pecado de su alianza con dichos grupos, lleva Correa su penitencia.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando