El Revolucionario

Portada > España > Todo por el poder

Hasta destruir la propia Nación Española

Todo por el poder

Del tripartito catalán a los acuerdos con el PNV, pasando por Marruecos

Miércoles 1ro de septiembre de 2010, por ER. Barcelona

La socialdemocracia española se encuentra con el agua al cuello. Ni siquiera el verano ha servido de reparador descanso, puesto que el PSOE, como buen partido socialfascista, vive en constante campaña electoral y no para de mentir. Y gruesas mentiras son las que se necesitan para ocultar la inminente soledad del gobierno ante la posibilidad de ruptura del Pacto del Tinell tras las elecciones catalanas, y ante las demostraciones de fuerza de Marruecos, que no ceja en su empeño de anexionarse las ciudades de Ceuta y Melilla, así como las Islas Canarias. Todo con la complacencia del ejecutivo socialista de España.

JPG - 60.5 KB
Fotomontaje que representa la reivindicación de Marruecos sobre España
Pero Zapatero se fotografió ante un mapa en el que Ceuta, Melilla y las Islas Canarias aparecían bajo soberanía marroquí. Y a fe que parece dispuesto a conceder los deseos de Mohamed VI

Ante la posibilidad de que el gobierno se quede en soledad por la pérdida de apoyos catalanes, Zapatero ha decidido curarse en salud y comenzar a negociar con el PNV la posibilidad de entregarle el poder en el País Vasco. Poder que ostenta actualmente el PSOE-PSE, en pacto no formal con el PP, los dos partidos nacionales que lograron así desbancar al nacionalismo separatista antiespañol tras haber permanecido treinta años en el gobierno de esa región de España.

No olvidemos que en la región española del País Vasco, el PNV mantenía una suerte de estado dentro del estado, donde existía plena libertad de movimientos y acción para los terroristas de ETA, siempre que no atentasen contra nadie afín al PNV. Entonces la policía vasca los detenía sin contemplaciones. Con el actual gobierno de Francisco López esa situación de impunidad se iba poco a poco terminando, pero bien pudiera volver a producirse de volver al poder el PNV. Todo con tal de que Zapatero pueda seguir en el poder, aunque sea a costa de que las amenazas secesionistas contra España sigan creciendo en intensidad.

Ante los ataques de Marruecos, silenciar a las víctimas

El final del verano también nos ha dejado una nueva escena en la que el infiel vecino de España, Marruecos, vuelve a presionar para que las ciudades españolas de Ceuta y Melilla sean parte de la soberanía de Mohamed VI. Ante tales ataques, el gobierno responde no sólo ignorando las quejas, sino incluso sancionando a los alcaldes de ambas ciudades por quejarse, algo realmente inaudito. Tampoco los escasos efectivos policiales y militares presentes en ambas ciudades autónomas, dotados asimismo de un pobre armamento, merecen la más mínima atención del ejecutivo socialdemócrata, más preocupado de congraciarse con el estado musulmán vecino que con los propios ciudadanos españoles.

No contentos con ello, los socialistas españoles han podido mostrar su habitual servilismo con el reino alauita una vez más. Una manifestación de miembros de una organización en apoyo al antiguo Sahara español, celebrada con todas las autorizaciones pertinentes en la capital administrativa de la zona, El Aaiún, fue reprimida brutalmente por la policía marroquí sin que hubiera motivos para ello. El gobierno español, en lugar de defender a sus ciudadanos, afirmó que la acción brutal de los policías ante personas en actitud pacífica y desarmadas había sido perfectamente proporcionada. Todo son cesiones ante Marruecos, donde los dirigentes socialfascistas mantienen además importantes inversiones particulares, no sólo estatales.

No olvidemos que, cuando Zapatero era el líder de la oposición al gobierno español, viajó a Marruecos para entrevistarse con Mohamed VI y posó sin recato alguno ante un mapa en el que aparecían Ceuta, Melilla y las Islas Canarias como parte de Marruecos. ¿Premonición de los deseos de Zapatero, en pos de sus infinitas ansias de paz?


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando