El Revolucionario

Portada > Europa > Zapatero y los malos rumores

En Bruselas se extiende la alarma

Zapatero y los malos rumores

España, bajo el punto de mira internacional

Jueves 6 de mayo de 2010, por ER. Bruselas

Por el contrario, desde dentro de España, el jefe de la oposición español, Mariano Rajoy, yerra sobre la causa; «el gobierno no ha actuado con la diligencia debida», ha aseverado en la rueda de prensa ofrecida tras su reunión con el Presidente en La Moncloa.

JPG - 28.8 KB
Zapatero ante España y Europa
No da crédito ni tampoco se lo conceden ya ni dentro ni fuera de nuestras fronteras

Y es que lo que las bolsas han evidenciado, tras la caída del Ibex en un 5,41%, es que desde el exterior de nuestro país se tiene mucho más interés en saber qué pasa en España, pues de ello dependen las inversiones, que desde la propia clase política española.

De hecho, Zapatero demuestra su absoluta ignorancia sobre el funcionamiento de la Bolsa cuando en su urgente comparecencia dada en Bruselas para garantizar la solvencia de la economía española tachó de «absoluta locura» el que un rumor, fruto del cual sería dicha caída, apuntase a que España necesitara una ayuda de 280.000 millones de euros de la Unión Europea, similar a la que ha solicitado Grecia.

No sabe el inquilino de La Moncloa que los rumores son un modo habitual en el que se fija el precio de los productos en un mercado primitivo, tal como es la Bolsa; el «boca a boca» que puede gestionar lo que viene siendo una especie de regateo que se produce diariamente en tiempo real. Y no desacabellado, por cierto, en este caso, puesto que la estructura de la biocenosis europea no permite que el nicho de una «especie» en peligro como Grecia no venga a ser ocupado por otra en su inmediatez «ecológica».

En cualquier caso, no contento con ello, ofreció una distición entre los «hechos» y los «pronósticos» según la cual estos últimos deben eliminarse de las operaciones bursátiles, dando precisamente con la esencia misma de un tipo de transacciones basadas en la especulación. Zapatero afirmó torpemente: «no doy crédito».

Pero al mismo tiempo que Zapatero ya no tiene crédito, efectivamente, fuera de nuestras fronteras, el timorato Rajoy desde dentro de ellas le sigue concediendo capacidad de reacción sin conocer el mal del que nuestro Presidente está aquejado. Como decíamos, Rajoy ha explicado mediante la falta de diligencia del Gobierno la deriva de nuestra economía, lo cual significa caer en un formalismo tan ingenuo como decir que nuestro Presidente es simplemente un vago. Si así fuera estaríamos de enhorabuena, pues, en efecto, lo peor no consiste tanto en la falta de rapidez en tomar las medidas oportunas, como si se hubiera «dormido en los laureles», cuanto en su eficaz diligencia para dirigir un país desde la quinta dimensión en la que está instalado gracias al Pensamiento Alicia.

Esa quinta dimensión desde la cual España ha sido sólo el humilde peldaño de la escalera que le ha conducido a su actual estado de elevación cosmopolita, esa elevación desde la cual es capaz de dictar medidas para la Humanidad tales como la Alianza de las Civilizaciones y, en cambio, los «rumores» de la bolsa le deben sonar como a Lucrecio las olas del mar: «Revolviendo los vientos las llanuras del mar, es deleitable desde tierra contemplar el trabajo grande de otro».


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando