El Revolucionario

Portada > América > Chile > Chile tras el seísmo

Toca la reconstrucción por encima de divergencias ideológicas

Chile tras el seísmo

Solidaridad con el pueblo de Chile ¿contra quién?

Viernes 5 de marzo de 2010, por ER. Santiago de Chile

A una semana del cataclismo de 8,8 grados en la escala de Richter en la zona centro sur de Chile, se pueden apreciar aspectos que al principio y por la magnitud de esta catástrofe no se veían con claridad.

JPG - 44.7 KB
Chile en ruinas
La fortaleza de la nacion chilena, a prueba a causa del grave seísmo

Está claro y admitido por la «comunidad científica» internacional que Chile por su posicionamiento geográfico, en medio de 2 placas tectónicas en constante actividad, es una zona sísmica y por tanto su estructuración debe y se ha hecho teniendo en cuenta eso. Pero no existen métodos para calcular un acontecimiento de este tipo, y probablemente es imposible que existan. A pesar de esto, los especuladores conspiracioncitas ya han comparado el terremoto de Haiti con el que ha ocurrido en Chile, llegando a vincular, como no, a la CIA y a el imperio yanki, que a través del proyecto HAARP, «controla, o puede controlar» la actividad sísmica del planeta, pero esto ya es mucho suponer, no tanto por algunos datos del resultado político que han tenido a escala global, que en cierta medida han beneficiado «al capitalismo internacional», sino por las consecuencias de ese acto de manipulación por parte del imperio yanki tendría en la realpolitik, no se puede admitir semejante impunidad de actuación, por muy poderosos que sean los yankis, este hecho llevaría a una guerra inminente que para Estados Unidos sería de lo más imprudente en cuanto a la mantención de su eutaxia y perpetuación del régimen.

El próximo 11 de marzo Piñera asumirá el cargo presidencial y el discurso de reconstrucción del país le ha servido para legitimarse en el «pueblo chileno», pero de ahí a pensar que este ha hecho un plan maquiavélico con Estados Unidos es demasiado delirante.

También se ha criticado la labor del gobierno socialdemócrata de Bachelet, al no actuar eficientemente en cuanto al despliegue de ayudas y control de la zona, sobre todo en Concepción, que fue devastada, y los saqueos a las tiendas se han vuelto insoportables para los chilenos en general, que hay que decir que en Chile, lamentablemente para las aspiraciones de un proyecto político hispanista, existe un clasismo, una diferencia de clases bastante marcada, no solo en el plano socioeconómico, sino en la «moral del pueblo», se llega a sostener que en Chile existe el lumpen y el no lumpen, y así funciona la sociedad civil, cosa que habría que solucionar perentoriamente si se quiere emprender un proyecto político que supere las diferencias de clases de unos mismos ciudadanos de una Nación política.

Fruto del caos en la ciudad de Concepción y en la zona centro-sur se ha declarado el toque de queda, el estado de excepción, y se han suspendido las libertades civiles y los derechos fundamentales para no caer en la anarquía. Habría que preguntarles a los fundamentalistas democráticos o a los juristas «del gremio» si cuando ocurre esto sigue habiendo Estado de derecho, o si pasa a ser una apariencia de Estado de derecho maquillada por la legalidad, pero no ya con la legitimidad, aunque el «pueblo» haga un reproche moral en general de los saqueos y considere a todos estos saqueadores como lumpen que se aprovecha de lucrar. El mismo pueblo que votó a Piñera y que vota a la UDI, para que luego digan que en Chile existe la división entre ricos y pobres, que los ricos son de Derecha y los pobres de Izquierda.

Otra cosa que se puede ver es la confusión de términos, al usarse la Solidaridad como insignia de la campaña de ayuda, olvidándose del componente polémico que tiene esta idea cuando siempre va referida contra terceros. Solidaridad con el pueblo de Chile ¿contra quién?, ¿contra la Armada que no avisó eficientemente de los tsunamis? ¿contra Bachelet o Piñera?


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando