El Revolucionario

Portada > América > Bolivia > El Sucre: la primera moneda intrarregional americana

Nacería oficialmente en el 2010

El Sucre: la primera moneda intrarregional americana

El ALBA la crea para contrarrestar al dólar

Sábado 17 de octubre de 2009, por ER. Cochabamba

Ayer viernes las nueve naciones políticas que integran el ALBA han adoptado una moneda intrarregional, el Sucre (nombrado como la capital de Bolivia), para contrarrestar al dólar. El ALBA tiene un PIB anual combinado de 540.000 millones de dólares. Se trata del primer intento serio de crear una institución monetaria en Iberoamérica desde la independencia

PNG - 37 KB
Emblema del ALBA
El Sucre pretende integrar a los miembros del ALBA y, por extensión, al resto de Iberoamérica

La VII Cumbre de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) aprobó ayer viernes un tratado que permite constituir un Sistema Único de Compensación Regional (cuyas iniciales forman SUCRE, como la capital boliviana), que permitiría facilitar las operaciones comerciales con el exterior al ALBA y entre sus miembros. Los ministros de Economía de las naciones políticas integrantes del ALBA firmaron el acuerdo inicial de aplicación de ésta moneda, abandonando así el dólar estadounidense como moneda de intercabio.

La aplicación del Sucre sería progresiva, gradual, pretendiendo posteriormente (sin plazos todavía) que ésta sea el paso previo hacia una moneda común similar al euro de la Unión Europea (Eje Franco-Alemán), pero con un pretendido carácter bolivariano-socialista (al menos eso es lo que se dice pretender). Se trata además de una jugada imperialista generadora por parte de Hugo Chávez, ya que para que el Sucre pueda entrar en vigencia cada una de las naciones políticas miembro del ALBA tendrá obligatoriamente que realizar sus depósitos, en sus respectivas monedas nacionales, en el Banco del Alba, sito en Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela.

La iniciativa surge en plena crisis económica internacional, y a iniciativa de Chávez y sus asesores. «El Sucre es un paso a nuestra soberanía monetaria para liberarnos de la dictadura del dólar, que el imperio yanqui le impuso al mundo», aseguró Hugo Chávez.

El Sucre será aplicado en Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Cuba, Ecuador, Honduras, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Venezuela, todas ellas integrantes del ALBA. Chávez invitó también a varias naciones centroamericanas y a la Argentina a adoptar el Sucre. Correa indicó que se trataba de una muestra de la nueva arquitectura financiera regional. ¿Invitarán tambien a Brasil a adoptar el Sucre?

Sin embargo, el Sucre, un paso decidido hacia la integración continental iberoamericana, y que desde El Revolucionario vemos en principio de manera positiva, ha sido criticada prácticamente por todas las fuerzas políticas opositoras a cada uno de los gobiernos de cada nación política integrante del ALBA. «Les aseguro que va a erosionar enormemente la confianza en la moneda boliviana ahora y a futuro, al entrar en esa clase de aventuras con países que no tenemos relación comercial, que tienen políticas cambiarias insostenibles. En naciones con poco comercio entre ellas y muy inestables, como Venezuela, en su régimen cambiario y dolarizados (Ecuador), es que es absolutamente inviable, demencial, desquiciado el contemplar o buscar una moneda regional», dijo Jorge Quiroga, ex presidente boliviano.

Está claro que los empresarios, con más o menos razones, están en contra de una jugada político económica que incluso podría beneficiar a la pequeña y mediana empresa exportadora a nivel interregional en el ALBA. Para los grandes empresarios se trata de un suicidio económico al ser Estados Unidos y la Unión Europea los principales importadores de bienes desde las naciones miembros del ALBA. Alertan de la desdolarización de la economía, sin contar con que esta desdolarización es buscada desde Venezuela y sus socios del ALBA, precisamente para iniciar una construcción en serio de una alternativa al dominio del Imperio Estadounidense sobre su tradicional patio trasero.

Desde luego, habrá que valorar en sus consecuencias este hecho político y económico, pero en principio El Revolucionario apoya esta medida, sin duda en línea con la tradicional e hispánica política imperialista generadora, esta vez con pretensiones socialistas.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando