El Revolucionario

Portada > América > Brasil > Brasil busca consolidarse como potencia mundial

Brasil está liderando la unión hispanoamericana

Brasil busca consolidarse como potencia mundial

Brasil anuncia del mayor acuerdo militar de la historia del país desde la Guerra Fría para defender su petróleo

Miércoles 30 de septiembre de 2009, por ER. Brasilia

Brasil está liderando la unión hispanoamericana por lo menos en su área de influencia más próxima; el último acuerdo es la creación del Banco del Sur con intención de unificar moneda para los asociados de Unasur, la última compra de armas hay que enmarcarla dentro de este proceso, tal como aseguró su ministro de Defensa, Nelson Jobim “su país desea extender los acuerdos de colaboración en materia de tecnología bélica con sus vecinos a través del Consejo Suramericano de Defensa., Brasil no quiere caer en el nacionalismo económico en materia de desarrollo de tecnología bélica, pretenden abrir vías de cooperación para colaborar con los países de la región en la fabricación de armamento”

JPG - 19.6 KB
Luis Ignacio Lula Da Silva
Señala con el dedo pulgar hacia dónde debe ir Brasil

Estas buenas intenciones, que no las negamos en un primer plano, esconden ciertos movimientos geoestratégicos de más largo alcancen y que son de primer nivel para alcanzar sus objetivos, y suponen un cambio de orientación, cuando Lula accedió al gobierno rechazó la compra de cazas de combate por destinar el dinero a acabar con la pobreza, ¿qué ha podido producir el cambio de estrategia?

Brasil anuncia del mayor acuerdo militar de la historia del país desde la Guerra Fría para defender su petróleo

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, eligió un escenario perfecto para el anuncio: el desfile militar en conmemoración del Día de la Independencia, con la presencia de casi 50.000 personas y transmitido en directo a través de la cadena nacional. Era la ocasión ideal para anunciar que Brasil pretende convertirse en una potencia mundial en las próximas dos décadas.

Al lado del presidente francés, Nicolás Sarkozy, el invitado más ilustre del evento, Lula anunció la compra de submarinos y helicópteros franceses por un valor de 8.500 millones de euros y confirmó, por primera vez, que su país adquirirá también 36 aviones Rafale, de la empresa Dassault, por un coste aproximado de 2.800 millones de euros.

Pero el acuerdo más importante firmado por Lula y Sarkozy ayer se refiere a la construcción conjunta de un submarino de propulsión nuclear y otros cuatro convencionales, modelo Scorpene, además de un astillero. Las obras deben emplear a unas cinco mil personas hasta 2014, cuando deben estar listos los submarinos.

Como siempre desde que las noticias sobre las compras militares se destacaron en los medios, Lula resaltó que el objetivo del acuerdo es la defensa del territorio y de la soberanía brasileña, y principalmente, del «presal», como es llamado el gigantesco yacimiento de petróleo descubierto por Brasil hace dos años en el fondo del Atlántico. «Debe siempre pasar por nuestra cabeza la idea de que el petróleo ya fue motivo de mucha guerra y de mucho conflicto y no queremos eso. Estamos trabajando con la posibilidad de que, en los próximos 15 ó 20 años, Brasil se transforme en una gran potencia mundial», dijo Lula en su discurso de la Independencia, en el que citó la Amazonía como área de defensa.

Con este acuerdo, Brasil se convierte en el séptimo país que proyecta, construye y utiliza submarinos de propulsión nuclear, junto con Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, China y la India. La diferencia en el proyecto de Brasil es que estos submarinos no son de ataque de largo alcance, sino más bien armas de defensa. Una ventaja del submarino brasileño es su mayor tiempo de inmersión a grandes profundidades, sin ser captado por sonares o satélites.

Transferencia de tecnología

El convenio incluye también la compra de 50 helicópteros EC-725 para las Fuerzas Armadas brasileñas, que serán entregados entre 2010 y 2016 y fabricados por un consorcio formado por la empresa brasileña Helibras y la europea Eurocopter, filial del grupo EADS.

El presidente francés manifestó, al mismo tiempo, su intención de comprar una decena de aviones militares KC-390, que están siendo desarrollados por la compañía brasileña Embraer. En el acuerdo, Francia se compromete a transferir la tecnología necesaria para la construcción de estas aeronaves.

El motivo principal apuntado por Brasil para la elección de armamento francés ha sido la transferencia de tecnología, que no habría sido ofrecida por otros países. También Sarkozy le habría prometido a Lula su apoyo para la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, con énfasis para una silla brasileña; así como sustituir el G-8 por el G-20 como organismo central en las discusiones económicas, y que tras la pasada cumbre Pittsburg ya se ha logrado.

Petróleo, IV flota y Carta del Mar

Lula da Silva: «Creo que este lunes 31 de agosto representa un nuevo día de la independencia para Brasil. Estamos hablando de un descubrimiento de petróleo muy profundo, a casi 6.000 metros de profundidad, de reservas que son muy grandes, que ponen a Brasil entre los mayores productores de petróleo del mundo», expresó el mandatario.

Brasil lleva 20 años haciendo cuantiosos estudios sobre sus fondos marítimos ya que en la plataforma continental el Estado ribereño posee derechos de soberanía similares a los que ejerce en la zona económica exclusiva, siendo autorizada por la Convención del Mar de la ONU la explotación de los recursos naturales -sean minerales, vivos o vivos sedentarios- excepto la pesca porque esto pertenece a la masa de agua. La soberanía marítima brasileña, además de las 200 millas náuticas, tiene 712.000 kilómetros cuadrados de plataforma continental que le fueron reconocidos en abril de 2007 por la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de Naciones (CLPC).

En julio de 2008 el Departamento de Defensa estadounidense decidió reactivar su Cuarta Flota para el Caribe y América del Sur, compuesta inicialmente por 11 buques, entre ellos un portaaviones y un submarino nuclear. Según informó el Pentágono en su momento, la misión de la Cuarta Flota consiste en «combatir el terrorismo» y las «actividades ilícitas», como el narcotráfico, en aguas suramericanas.

Según varias fuentes próximas a Lula, la reactivación de la Cuarta Flota está directamente relacionada con el descubrimiento de importantes yacimientos de crudo en el litoral brasileño, que los analistas ya consideran una pieza crucial del tablero petrolífero mundial de las próximas décadas. En aquel momento, el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, dijo que Brasil no tiene enemigos, pero que necesita capacitarse militarmente para poder decir no en el momento que lo considere necesario. En este ambiente es entendible que el Consejo de Defensa Suramericano fuese propuesto por el Presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y creado en Diciembre de 2008, pero puede marcarse el 10 de Marzo de 2009, fecha de la primera reunión, como fecha de su comienzo efectivo.

Por qué existe temor a EEUU

Porque EEUU es de los pocos Estados que aún no han ratificado la Convención del Mar de la ONU (153 Estados signatarios) Estados Unidos aceptó todas las provisiones, con excepción de la Parte XI, que se refiere a la extracción de minerales en mares profundos y establece la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos para regular y autorizar la exploración y la minería en el fondo marino.

Estados Unidos objetó en su día que ellos tenían otros con intereses económicos más grandes en juego, podía poner en peligro decisiones futuras. El entonces presidente Ronald Reagan rehusó firmar la convención pero en 1983 emitió la Declaración de Política Marina, que establece que Estados Unidos aceptaría, y que actuaría en concordancia con las mismas, todas las provisiones (de la convención), con excepción de la Parte XI. En 1994 cuando la convención entró en vigor, las naciones participantes enmendaron la parte XI de modo que las provisiones se hicieran aceptables para Estados Unidos y otros países, pero el Senado de Estados Unidos todavía no ha ratificado la convención, el último en intentarlo fue el ex presidente Bush en 2007 pero sin éxito. Por ello EEUU no está obligado a cumplir esta Convención si lo estimase conveniente.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando