El Revolucionario

Portada > España > Eguíbar y Urcullu rinden un nuevo servicio a ETA

Critican la retirada de símbolos proetarras y retratos de sus asesinos

Eguíbar y Urcullu rinden un nuevo servicio a ETA

Los dirigentes peneuvistas lamentan, entre objeciones cursis, la perdida de poder propagandístico de la banda antiespañola

Domingo 30 de agosto de 2009, por ER. Madrid

El dirigente ultraderechista Eguíbar, miembro destacado del PNV, ha salido de nuevo en defensa del mayor aliado de su partido, la banda terrorista antiespañola ETA. Días antes había hecho lo propio el presidente de este partido de derecha extravagante y orígenes racistas: Iñigo Urcullu

JPG - 36.3 KB
Íñigo Urcullu y José Eguibar
Nazis epígonos de Sabino Arana, cachorros de Javier Arzallus y agitadores de ETA

Lo que ha escocido a estos dos cursis sediciosos ha sido la decisión tomada por el gobierno que encabeza Francisco López, presidente de la Comunidad Autónoma Vasca, según la cual, todos aquellos símbolos que enaltezcan a ETA y sus encapuchados y enboinados integrantes, deben ser retirados, como en efecto así se está haciendo últimamente en Vascongadas tras varias décadas de complicidad objetiva entre peneuvistas y etarras.

Desde El Revolucionario, pese a las enormes cautelas que mantenemos ante un dirigente que ha incorporado la ikurriña a su nombre vasquizado, Patxi, no podemos sino celebrar esta medida que, no obstante, creemos motivada por el fundamentalismo democrático que aqueja a la llamada clase política española, corrupto biotopo político en el que todavía conviven de forma armónica diversas formaciones dedicadas a esquilmar a la Nación.

Pero regresemos a las declaraciones de este par de renegados españoles. Urcullu, tan solo pide, en principio, «suma delicadeza» en la ceremonia de retirada de estos instrumentos propagandísticos,... pero después se descuelga embistiendo contra lo que sus obtusas entendederas consideran la quintaesencia del españolismo: el PP que opera desde fuera de Euskadi.

Por su parte, Eguíbar, ese chico malo que, no obstante, mostró toda su cobardía al no atreverse a desempeñar el cargo de alcalde electo del municipio guipuzcoano de Lizarza, ha mostrado su temor a que PSE y PP destruyan lo construido hasta ahora, o lo que es lo mismo, el medroso Eguíbar teme que estos partidos detengan el proyecto secesionista que su partido mantiene, sostenido por las pistolas etarras.

A este miembro de la burguesía vasca, en ocasiones excesivamente lenguaraz, hay algo que le causa un gran desasosiego. No pudiendo contenerse, ha manifestado que: «ha sido llegar al Gobierno Vasco (PSE y PP) para colocar la bandera española, es decir, más Estado y más España», a lo que ha añadido su particular versión de la decisión adoptada en torno a la propaganda: «Ellos han decidido que eso es delictivo, que es enaltecimiento». Su esperpéntico discurso ha concluido encomendándose al diálogo, la paz y la democracia, trinidad laica y estúpida en que anda arriscada la grey política española.

Desde El Revolucionario. no podemos sino reafirmarnos en nuestras posiciones. Más allá de la critica puntual de tales manifestaciones, reiteramos la necesidad no solo de perseguir con la fuerza de las armas a la banda terrorista ETA, sino también de ilegalizar cualquier partido extravagante y sedicioso como el «democrático» PNV, modelo de partido acomodaticio y desleal cuya supervivencia da cuenta de la debilidad de la incomprensiblemente elogiada democracia coronada española.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando