El Revolucionario

Portada > América > Cuba > Las "meditaciones" de Raúl Castro: el futuro político de Cuba

Parece que falta proyecto de futuro

Las "meditaciones" de Raúl Castro: el futuro político de Cuba

Aplazamiento sin fecha del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba

Domingo 2 de agosto de 2009, por ER. Matanzas

La "epojé" política del Gobierno cubano, demostrada en el aplazamiento sin fecha del VI Congreso del Partido comunista, no es más que una muestra más del carácter indefinido y dubitativo de sus políticas, fiel reflejo de la falta de liderazgo ideológico del país. Más bien, ¿se está planteando un reformismo socioeconómico y, por tanto, un acercamiento al capitalismo socialdemócrata en sus diferentes versiones, con la tonalidad y acento propios de Cuba?, o más concretamente, ¿una aproximación estratégica a Rusia, China o Venezuela? Las "meditaciones" de Raúl Castro y sus "camaradas" pronto serán descifradas

JPG - 25.9 KB
Raúl Castro
Heredero de una revolución necesitada de referentes

A la crisis económica internacional, que obviamente también afecta a Cuba (la estimación de crecimiento del PIB cubano es, en 2009, del 1,7%, tras corregir una "fantástica" previsión inicial del 6%), se unen los desastres provocados por los tres huracanes el pasado año, el aún vigente embargo estadounidense y el posible viraje económico y político del país. Pero, es quizás esto último lo que más llama la atención en los últimos días.

La reunión del Comité Central del partido vino a refrendar lo que ya se anticipó el 26 de julio en el Día de la Rebeldía Nacional, fecha de conmemoración del 56º aniversario de la toma del cuartel de Moncada: «ahorro o muerte». Parece que los cubanos, según palabras de Raúl Castro, ya no pueden utilizar como argumento el embargo de Estados Unidos como causa fundamental del colapso económico del país. Lo único que queda es trabajar la tierra más intensamente, más productivamente. Así es la precaria reforma agraria cubana. En definitiva, una propuesta de modelo austero de bajo consumo y baja dependencia de los alimentos del exterior (actualmente Cuba importa el 80% de los alimentos que consume).

Por otro lado, hay que recordar que poco antes del embargo estadounidense, concretamente en 1958, las exportaciones a los Estados Unidos estaban en torno al 67% del total de las exportaciones cubanas y el 70% de sus importaciones procedían de este país. A ello hay que añadir que la caída de la Unión Soviética supuso para la isla un fuerte varapalo en su economía. Por todo ello, lo que se quiere decir es que Cuba, que entró en una grave crisis ya a principios de los 90, ostenta una larga tradición de dependencia externa como condición necesaria del buen funcionamiento de su economía e instituciones. Es posible que los últimos acercamientos a Rusia vayan por esta línea: más ayuda para vivienda y alimentación para Cuba, más petróleo para explotar Rusia.

Ya no vale suministrar más «opio para el pueblo» por los dirigentes cubanos, empleando modestamente el sentido que le dio Lenin a esa frase. El tufo romántico de los discursos de Raúl Castro o de otros dirigentes cubanos, bien sea recordando días de rebeldías o de mártires de la revolución, ya es demasiado fuerte. Ya no pueden aplazar más congresos; después de 12 años y dada la situación actual de crisis económica y, por tanto, política es necesario tomar una decisión estratégica que haga de Cuba un país súbdito de otros países capitalistas socialdemócratas o no.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando