El Revolucionario

Portada > Europa > Brigadas fascistas patrullarán las calles de Italia junto a la Policía contra (...)

Tal y como anunció El Revolucionario

Brigadas fascistas patrullarán las calles de Italia junto a la Policía contra la inmigración ilegal

La inmigración y la ausencia de proletariado nacional, caldo del cultivo para el neofascismo

Miércoles 17 de junio de 2009, por ER. Roma

Nacen las «Rondas Negras», brigadas fascistas de seguridad que, junto a los Carabinieri, patrullarán las calles de las ciudades de Italia contra la inmigración ilegal

JPG - 24.8 KB
Uniforme de los fascistas patrulladores
Nótese en el brazalete el Sol Negro, símbolo nazi utilizado por grupos esotéricos durante el Tercer Reich

Tal y como anticipó El Revolucionario, Europa va camino de convertirse en campo de batalla, al menos en las grandes ciudades de las naciones políticas del continente, entre el Islam y la derecha extravagante no alineada con el Antiguo Régimen, en este caso la fascista. La ausencia de proletariado en Europa, el amortiguamiento de la lucha de clases mediante la creación de una holgada clase media, aristocracia del salario y pequeña burguesía, más el auge de la inmigración ilegal, particularmente la proveniente del mundo mahometano, provocan el auge del grupos neofascistas, partidos políticos y bandas paramilitares (todavía marginales) en naciones como Alemania, Inglaterra, Francia, Bélgica, Holanda o Italia. Y es en Italia donde se ha dado el paso más digno de análisis. Junto a los Carabinieri (policía nacional italiana) patrullarán, o al menos eso pretenden, unos cuerpos fascistas paramilitares llamados «Rondas Negras», nacidos al abrigo de un partido llamado Movimiento Social Italiano-Derecha Nacional (MSI-DN), liderados por Gaetano Saya, fundador de varios grupos de ultraderecha mussoliniana racista y supremacista blanca. Califican a la inmigración como «peligro para nuestra raza».

Gaetano Saya, se declara «patriota, italiano, nacionalista». Nosotros corregimos: patriotero, italiano, nacionalista étnico y europeísta.

Entre sus aupadores está Humberto Bossi, líder de la Liga Norte neofeudalista (secesionistas padanos), aliados en el Gobierno con el corrupto y populista Silvio Berlusconi, presidente de la República. La Liga Norte, caracterizada por su apoyo tanto a estos grupos fascistas como a secesionistas españoles terroristas, siempre fue partidaria de crear rondas de seguridad ciudadana que patrullaran junto a la Policía contra la inmigración.

Gaetano Saya, el líder del MSI-DN, explicó a la prensa que más de dos mil individuos se han adherido a sus rondas, y que esas adhesiones aumentan día a día, sobre todo entre ex miembros de varios cuerpos de seguridad del Estado italiano (la capa basal del Estado). Afirmó querer únicamente informar a las autoridades sobre las actividades en zonas inseguras de varias ciudades italianas de los inmigrantes, lo que ayudaría a la ciudadanía, según Saya. «Somos apolíticos. Ni negros, ni verdes, ni amarillos», apostilló. Estas brigadas fascistas están listas y organizadas para empezar su labor y obedecer las órdenes de su comandante, una antiguo oficial de los Carabinieri. Su uniforme es típicamente fascista: camisa caqui, gorra negra con águila imperial romana, pantalón gris y botas de caña. Esperan autorización administrativa para actuar.

La putrefacción de las sociedades políticas de mercado pletórico recuerda a la máxima platónica: la democracia degenera en tiranía. En Italia, el clima de progresiva connivencia política con los delirios fascistas es cada vez más acusado (polémico ha sido el saludo fascista que ha realizado la ministra Brambilla, de turismo, en un acto oficial junto a los Carabinieri), y más debido a las provocaciones islamitas y la estúpida connivencia de la socialdemocracia y las izquierdas indefinidas italianas, que no dudan en apoyar al Islam frente a la ultraderecha. Pero, ¿es éste el futuro que le espera a Italia y a otras naciones? ¿es la solución frente al peligro teocrático sarraceno la derecha fascista y racista?

El Revolucionario lo tiene claro: no puede surgir en Europa ningún tipo de izquierda definida revolucionaria. Y si surge en algún sitio, esta tendrá que ser no sólo antifascista, sino también anti-islámica. En consecuencia: luchar contra las dos facciones políticas irracionalistas que pretenden batallan por el control del «Viejo Continente». Por ello, Iberoamérica es la única alternativa.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando