El Revolucionario

Portada > Rusia > La normalidad vuelve poco a poco a Chechenia

Eutaxia del Estado

La normalidad vuelve poco a poco a Chechenia

El presidente Medvedev ha anulado el llamado «Régimen de Operaciones Antiterroristas» en la República de Chechenia

Martes 28 de abril de 2009, por ER. San Petersburgo

Desde el 16 de abril, con la excepción de algunas regiones montañosas donde se mantienen las medidas antiterroristas especiales, deberá observarse la constitución federal rusa.

El «Régimen de Operaciones Antiterroristas» fue aprobado en septiembre de 1.999 por el entonces presidente ruso, Vladimir Putin. Un año antes, el parlamento federal, había redactado la ley de lucha contra el terrorismo, que sirvió de base legal para las medidas excepcionales puestas en marcha por Putin.

La inestabilidad en Chechenia está íntimamente ligada al final del periodo soviético. En aquellos días el ya presidente ruso Boris Yeltsin, con el fin de dinamitar el proyecto reformista de Gorbachov, instó a las autoridades de las republicas autónomas de la RSFSR a que «acapararan tanta autonomía como pudieran manejar» . Yeltsin estimuló las tendencias centrífugas en la URSS para reforzar su liderazgo personal. Pero el proceso de disgregación no se detuvo en la Unión Soviética, sino que continuó afectando a la recién independizada Federación Rusa. En 1.992 Yeltsin trató de reconducir la situación con la aprobación de un Tratado Federal. Sin embargo, tanto la Chechenia de Dzhojar Dudaiev como el Tatarstán de Mintimer Shaimiev, rechazaron las negaciones y jugando la carta nacionalista proclamaron su independencia. Yeltsin, que temía provocar una guerra civil abierta, retiró al ejército de Tatarstán. Tras la aprobación de la Constitución de 1.993, Yeltsin reiteró su oferta negociadora a las repúblicas. Pero el gobierno ruso se encontraba sumido en un estado de extrema debilidad, así que los nuevos acuerdos beneficiaron inequívocamente a las autoridades republicanas. En Tatarstán, Shaimiev logró quedarse con los ingresos petroleros o que las leyes rusas estuvieran subordinadas a las aprobadas por su gobierno. Incluso se llegó a elaborar una ley independiente de ciudadanía tatarstaní en 1.998. En Bashkortostán o Calmuquia, las autoridades se comportaban como señores feudales locales y con absoluto desprecio ignoraban las directrices del gobierno federal. Rusia parecía estar en un proceso agudo de disolución interna y de caos administrativo. Al mismo tiempo en Chechenia comenzaba una limpieza étnica dirigida fundamentalmente contra la población rusa, que es asesinada y expulsada del territorio de la república. En 1.994, aprovechando un intento de golpe de Estado contra el presidente Dudayev, las fuerzas federales rusas invaden Chechenia. Dos años de guerra se saldan con unos 80.000 muertos y con la incapacidad rusa para aplastar a los secesionistas. En 1.996 el gobierno ruso declara un alto el fuego unilateral, y en 1.997 se firma la paz que supone el abandono de Chechenia. Sin embargo, la salida de los rusos no trajó la estabilidad sino más bien destapó las rivalidades entre los distintos grupos chechenos. Tras la muerte de Dudayev en 1.996, Aslan Masjadov se hizo con el poder. Masjadov era considerado un moderado por los rusos y había sido uno de los artífices de los acuerdos de paz. Pero en 1.997 introduce la Sharia como medida para contentar a los wahhabistas radicales del comandante checheno Shamil Basayev. Además, Basayev no era partidario de la paz con los rusos. Al mando de islamistas radicales se aprestaba a expandir el Islam por todo el Cáucaso. Sus incursiones en Daguestán y varios atentados terroristas en Moscú, provocaron una nueva intervención militar rusa en 1.999.

Es en este momento cuando Putin aprueba el «Régimen de Operaciones Antiterroristas» en Chechenia. Con esta modalidad de Estado de excepción, los militares, los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad disponen de total libertad para combatir a los secesionistas. Pero la ausencia de controles efectivos legales convirtió a los chechenos en ciudadanos de segunda dentro de su propio país. Todos los derechos y garantías que dimanan de la pertenencia a la nación política rusa quedaron en papel mojado. Violaciones, secuestros, asesinatos sin justificación han sido narrados por la periodista Anna Politkovskaya (asesinada también a la postre). El limbo jurídico también ha provocado la proliferación de todo tipo de mafias checheno-rusas que hacen del bandidaje y el saqueo a la población su principal modo de vida.

El establecimiento de un marco de regulación objetiva de la violencia del Estado, con pautas y procedimientos estandarizados, y conocidos por todos los ciudadanos de la nación es un elemento central para la eutaxia. Las medidas adoptadas al amparo del «Régimen de Operaciones Especiales» se parecen demasiado a alguno de los episodios más oscuros del terror estaliniano de los años treinta. Así por ejemplo los servicios se seguridad podían arrestar, deportar o ejecutar de inmediato a cualquiera sospechoso de peligrosidad social. El problema es que en ninguna parte del código penal se especificaba en que consistía tal delito, quedando en definitiva en manos de la subjetividad de la policía la capacidad de decisión discrecional.

JPG - 97.7 KB
El presidente de Chechenia Ranzam Kadyrov, saluda a Dimitri Medvedev

El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando