El Revolucionario

Portada > América > Perú > Cumbre árabe-suramericana

Celebrada en Quatar

Cumbre árabe-suramericana

Las plataformas islámica e hispánica acercan posturas frente al Imperio estadounidense

Miércoles 1ro de abril de 2009, por ER. Lima

Suramérica se acerca al mundo islámico-árabe por motivos de realpolitik por una parte (necesidad de acuerdos directos con países exportadores de petróleo más allá de Venezuela, posibilidad de abrir nuevos mercados) y también, por qué no decirlo, por jugar con fuego (acercamiento al Islam frente al Imperialismo de los Estados Unidos). Hasta Hugo Chávez, en una muestra más de su irresponsabilidad política, ha invitado al presidente de Sudán, Omar al Bachir, a visitar Caracas. La próxima cumbre será en el Perú

JPG - 31 KB
Chavez se cuadra ante el rey de Arabia Saudí
Al igual que su odiado Bush, Hugo Chávez saluda militarmente al mayor déspota que existe en el planeta, el rey de Arabia Saudí, el Estado más pernicioso de la Tierra

Sudán, el país más grande de África, mayoritariamente musulmán sunnita (con un porcentaje importante de cristianos católicos al sur), étnicamente negro y árabe y antigua colonia británica, vive una guerra civil larvada en donde Darfur, provincia al oeste del país, en la frontera con el Chad, es el punto álgido del conflicto. Su presidente, Omar al Bachir, ha sido reclamado por Estados Unidos para ser juzgado en el Tribunal Penal de La Haya. Presente en la cumbre árabe-suramericana celebrada hasta hace pocos días en el paraíso fiscal de Quatar (pequeño país monárquico absolutista musulmán de la península arábiga), Bachir recibió un apoyo que ya no sorprende. El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, siguiendo la máxima del fascista Jünger, que decía que «el enemigo de mi enemigo es o será mi amigo», y seguramente asesorado por sus consejeros españoles, profesores universitarios socialdemócratas como Juan Carlos Monedero, Carlos Fernández, Santiago Alba o Jorge Verstrynge, ha decidido, una vez más, poner en peligro la Plataforma Hispánica en nombre de la solidaridad frente al Imperio. Ha invitado a al Bachir a visitar Caracas.

El tercermundismo, algo propio del siglo XX en plena Guerra Fría que hoy, con la caída del Imperio Soviético no tiene sentido en el mismo momento en que los Estados del llamado Tercer Mundo tienen planes y programas incompatibles y enfrentados entre sí. Los llamados «países no alineados» en el siglo XX estaban perféctamente alineados (la Cuba no alineada estaba en la órbita soviética, al igual que la República Popular del Yemen, Yugoslavia, Angola o Mozambique; Arabia Saudí o la India estaban en la órbita estadounidense). Chávez, preso del mito de la no alineación, espetó en la cumbre:

«¿Por qué no ordenan la detención de Bush? ¿Por qué no ordenan la detención del presidente israelí?. Lo hacen porque es un país africano y del tercer mundo. Es un horror jurídico y una falta de respeto al tercer mundo»

Chávez, con sus declaraciones pro-islámicas se ha convertido en un icono en Oriente Medio. En concentraciones de refugiados palestinos en el Líbano se ha podido ver su rostro en multitud de retratos (la expulsión de Venezuela del embajador de Israel, y el llamar genocida al Estado israelí por defenderse de Hamas fue otro punto para ganar popularidad entre los palestinos; ¿imprudencia política o forma de expandir el bolivarianismo más allá de los límites iberoamericanos?). Pero Chávez está totalmente preso de los mitos del tercermundismo y el antioccidentalismo (antinorteamericanismo y antihispanismo, en nombre del indigenismo y las alianzas peregrinas con países imperialistas musulmanes como Irán), el cual abandera condenando con ello a Venezuela y al resto del Continente iberoamericano (debido al pretendido ejemplarismo que Venezuela defiende, con conatos imperialistas) a ser presa de otros imperialismos que no son el estadounidense y que, si puedieran, destruirían cualquier vestigio de cultura iberoamericana, sea esta de herencia hispánica (portuguesa y española) o de herencia indígena. Porque el Islam, en su yijad expansiva, necesita destruir toda cultura que no sea islámica, al igual que una ameba se come todo lo que encuentra a su paso sin dejar rastro.

Chávez se alinea con los países árabes que firmaron un escrito contra la CPI, firmada por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. CPI firmada también por muchas naciones políticas hispanoamericanas, incluídas muchas presentes en esta ignominiosa cumbre, que sólo busca expandir, por parte islámica sunnita, el sunnismo en nuestro continente. Chávez juega con fuego y pretende no quemarse. ¿Le pasará esto factura a medio plazo? Sólo los resultados electorales futuros en suelo venezolano lo dirán. Si Chávez conociese la teoría de la dialéctica de clases y de Estados como motor de la Historia (y la dialéctica de Imperios Universales como máxima expresión de ésta) estamos seguros de que no cometería esas imprudencias a las que le inducen sus asesores.

La próxima cumbre será en Perú.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando