El Revolucionario

Portada > América > México > Carlos Slim acumula poder y apoya al New York Times

Mientras los intelectuales liberales se desgarran las vestiduras por la "libertad de expresión democrática"

Carlos Slim acumula poder y apoya al New York Times

La libertad formal democrática como pantalla para el ejercicio del poder material de las oligarquías

Martes 20 de enero de 2009, por ER. México


Los medios nacionales e internacionales han hecho público el acuerdo suscrito entre el Banco Inbursa e Inmobiliaria Carso, del magnate y oligarca mexicano-libanés Carlos Slim, y la empresa de medios norteamericana The New York Times Co., mediante el que el primero habrá de inyectar un total de 250 millones de dólares en la segunda a efectos de desahogar sus estados financieros y permitirles salir así del atoyadero operativo en el que hasta estos momentos se encontraba uno de los diarios más leídos del mundo, el emblemático The New York Times.

Slim es uno de los hombres más acaudalados y poderosos no ya nada más de México sino del planeta, y creación emblemática de la metafísica transición democrática tan cacareada por el bloque neoliberal encabezado por Carlos Salinas de Gortari, y con esta medida generosa ha movido ficha en el estratégico -vale decir geo-estratégico- mercado de la información global. De momento, Slim y Cía. son dueños del 6.4% de las acciones de Times Co.

Desde un punto de vista realista, para ER.México no es pertinente escandalizarse ante tan descomunal concentración de riqueza y poder -escándalos tan comunes en muchos medios de "izquierda indefinida" que, para mantener sus éticas consciencias tranquilas, difunden y reproducen las clásicas caricaturas de los cerdos capitalistas con habano en mano y limpiándose la boca o el trasero con billetes verdes en la cara del pueblo empobrecido-; lo que llama la atención -y a la irritación-, en todo caso, es la nebulosa ideológica fundamentalista democrática con la que los intelectuales orgánicos liberales de las democracias de mercado pletórico condenan una y otra vez a los regímenes autoritarios que conculcan la "libertad de expresión" pero se callan la boca cuando en sus propios países, como México, los oligarcas se sirven con la cuchara grande instrumentalizando para su exclusivo beneficio las estúpidamente llamadas "reglas de juego de la democracia" para ejercer con plena pero exclusiva libertad su aplastante e intocable poder real.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando