El Revolucionario

Portada > América > Guatemala > Matanza de trabajadores en Guatemala

El capital los explota y la chusma los mata

Matanza de trabajadores en Guatemala

El Estado incompetente no hace nada para defenderlos

Sábado 29 de noviembre de 2008, por ER. Ciudad de Guatemala

Dialéctica de clases: lumpemproletariado frente a proletariado. Los socialdemócratas y los socialcristianos, por supuesto, a favor del lúmpen

JPG - 27.6 KB
Pandilleros maras de Guatemala
En vez de trabajar, fuman, fornican, roban y escuchan hip-hop

En lo que va de año, se han producido 168 asesinatos de trabajadores de servicio de transporte público y 28 pasajeros, a manos de pandilleros juveniles (los «maras»). Esta chusma juvenil se dedica a recaudar el «impuesto de circulación» a cambio de no matar a los chóferes que día a día cumplen con su obligación y se ganan el sustento familiar honradamente.

Dichos pandilleros están insertos en una red oscura de crimen organizado que, según estimaciones oficiales, extorsiona a diario unos 8.000 euros. Fuera del transporte público, estas pandillas también se dedican a toda clase de negocios ilícitos, contabilizándose en éste año más de quinientos asesinatos que el año pasado perpetrados por esta chusma, señal de que van creciendo en influencia. Las acciones de la Policía Nacional Civil no tienen efecto. Los trabajadores de transporte paralizaron la zona norte de la Ciudad de Guatemala en protesta por éstos incidentes.

Lumpemproletariado versus Proletariado

Si enemigo de los trabajadores son aquellos grupos sociales que viven a su costa, no cabe duda de que no sólo los ricos ociosos son los enemigos del honrado guatemalteco sino ésta chusma infecta que vive a costa de robar y matar a las personas que levantan la Nación.

Fue Marx quién claramente definió a éste lumpemproletariado en su 18 de Brumario:

«Junto a roués arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, licenciados de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda es masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohème: con estos elementos, tan afines a él, formó Bonaparte la solera de la Sociedad del 10 de Diciembre.»

5.113 crímenes en éste año que termina frente a los 4.600 del pasado. Y el presidente socialdemócrata y socialcristiano —así se define oficialmente el partido en el poder— Álvaro Colom nos pide «paciencia». Mientras el Estado apenas es efectivo en muchas zonas de Guatemala y cuando lo es, no se sabe si es para mejor o para peor. ¿Qué Nación política que se precie puede tener «paciencia» con aquello que socava sus propios fundamentos?


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando